En Día Mundial del Corazón buscan prevenir enfermedades

Decisiones saludables para el corazón para todos y en todo momento
Decisiones saludables para el corazón para todos y en todo momento

La  celebración del Día Mundial del Corazón de este año, se enfocará en el impacto de los factores ambientales en el aumento del riesgo cardiovascular, ya que con frecuencia “la sociedad”, culpa al estilo de vida como el detonante cuando en realidad, el ambiente ejerce un efecto sobre la capacidad de las personas para tomar las decisiones correctas en beneficio de la salud el corazón.

Al asegurarse de que todo el mundo tiene la oportunidad de tomar decisiones saludables para el corazón donde quiera que viva o trabaje, se busca reflexionar sobre la importancia de prevenir las enfermedades cardiovasculares, las cuales siguen siendo la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo con más de 17 millones de muertes cada año.

Se espera que esta cifra llegará a 23 millones en el 2030 si continua la misma tendencia, de acuerdo a la Federación Mundial del Corazón.

De allí que el lema de este año sea “Decisiones saludables para el corazón, para todos y en todo momento”, como una forma de sensibilizar a la población sobre la toma decisiones que signifiquen un alivio para el corazón. Para lograrlo, hace hincapié en tres  grandes temas: Vivir, Trabajar y Jugar.

El primero, busca que en las casas las personas opten por consumir alimentos saludables, bajos en azúcar, grasa y sal y que los mismos sean sustituidos por frutas y verduras frescas. También se hace un llamado para eliminar el fumado en las viviendas, limitar el uso de la televisión y en su lugar planear actividades al aire libre.

En el segundo, relacionado con el trabajo, la federación hace un llamado a las empresas para que implementen programas de cesación de fumado y promuevan el no fumado en áreas comunes como parques y zonas cercanas a escuelas y hospitales.

Mundial de la Salud, estar sano en el trabajo se refleja en los negocios porque aumenta la productividad y reduce el ausentismo.

El tercero y no menos importante está relacionado con la inactividad física, la cual puede contribuir significativamente a la enfermedad cardiaca, ya que el exceso peso, la diabetes y la presión arterial elevada, son factores de riesgo que pueden evitarse con al menos una hora de actividad física diaria como natación, correr o montar en bicicleta.