En el 2020 móviles operarán con la mirada y la voz

El reconocimiento de voz será el sistema preferido de entrada de datos en el horizonte del año 2020

Madrid. De los Servicios de Hoy. Para el 2020 los móviles operarán con la mirada y la voz. El micrófono estará bajo la piel y la cámara será una lentilla. Todo funcionará con la voz, la batería durará semanas sin recargar y las redes 5G multiplicarán por 100 la actual velocidad.

Así lo plantean expertos en telecomunicaciones que hablaron para la revista elEconomista Tecnología.

Los expertos apuestan por dispositivos cada vez más potentes, con baterías de larguísima duración y con nuevos formatos de pantallas, ya sean virtuales o incluso arrugables.

El reconocimiento de voz será el sistema preferido de entrada de datos en el horizonte del año 2020 y sucesivos. Según la publicación, asusta pensar que el micrófono, el auricular y hasta las antenas podrán escamotearse bajo la piel, en un tinte de uña, en un pendiente o en cualquier prenda de vestir. “Serán dispositivos ‘wearables’, que nos acompañarán a todas horas, silenciosamente con otros artilugios”.

 

La publicación se basa en un sondeo entre fabricantes de dispositivos y redes.

“Seis años puede ser un plazo relativamente corto, pero tratándose de tecnologías móviles resulta casi una eternidad”, se indicó. Echando la vista atrás, se recuerda que en ese mismo plazo de tiempo acababa de nacer el iPhone, un prodigio que dejó obsoleto todo lo anterior.

“Las aplicaciones móviles o el cloud entonces eran terrenos apenas sin explorar. Tampoco existían Whatsapp, ni Twitter ni otros prodigios que han cambiado radicalmente la forma en la que nos comunicamos”, agrega la publicación.

Se adelanta que el concepto del “smartphone” tal y como ahora se entiende, el mismo que nos acompaña de forma perenne en el bolsillo, pronto tomará otras formas. Ya lo hace materializado en relojes (smartwatch) o gafas (Google Glass) y en los próximos años cambiará su anatomía para encarnarse en empaste molar, un tatuaje o un cubrebotón de la camisa.

En menos de una década la imagen y el sonido romperán sus actuales limitaciones técnicas.