En el batey El Naranjo  perdieron familiares en Haití

http://hoy.com.do/image/article/484/460x390/0/88CF590F-9635-4DB9-BBEA-FF8B322D7FAA.jpeg

En San Luis y en el Batey Naranjo de esa localidad viven haitianos que han perdido  parte de su familia en Puerto Príncipe, que aun se encuentran atrapados entre los escombros.

 Josep Dennise retornó la noche del jueves de Puerto Príncipe, a donde acudieron en caravana hatianos residentes en este batey para saber de sus familiares.

Las malas noticias corren entre la comunidad, ya que muchos no dieron con sus parientes y temen que hayan muerto o quizás están desaparecidos.

Para trasladarse a su país, un grupo encabezado por Dennise contrató un autobús que le cobró mil pesos por persona. El organizador del viaje dijo a reporteros de Hoy que visitaron el Batey, que deberá volver para ver si han podido rescatar con vida a sus hermanos.

Pero Berenice Simón fue más afortunada al encontrar con vida a todos sus parientes, que se han visto en la necesidad de juntarse todos en una sola casa porque muchos quedaron en la calle a causa del derrumbe.

Mi tía dijo que la mayor parte de la gente que vive en el Jacmel están vivos, pero algunos perdieron sus casas”, explicó un sobrino de Berenice.

Antonio Rosado, quien dijo tiene casi toda su vida viviendo en la República Dominicana, se pudo comunicar con sus cuatro hermanos que también residen en Jacmel. “Gracias a Dios todos están vivos”, afirmó.

En cambio Marinita Díaz, que tiene un puesto de venta de víveres y verduras en el mercado de San Luis, dijo no tener esperanza de que sus ocho hermanos y su hija de 12 años estén vivos. No no se ha podido comunicar con nadie y no tiene recursos para ir a su país.

Dijo que la zona donde viven sus parientes fue muy afectada por el terremoto, según las informaciones que ha recibido.

Mercier Judeline Delmas está confiada en Dios de que sus familiares residentes en PetionVille vivan.

La joven, que se dedica a la venta de comida, dijo que no ha logrado comunicación con sus hermanos, ni sus amistades. La comunidad haitiana de este batey no ha dejado de trabajar.

Las claves

1.  Siguen trabajando

La comunidad haitiana que vive en el Batey El Naranjo, de  San Luis,   sigue trabajando en sus actividades comerciales, a pesar del sentimiento de pena por sus hermanos.

2.  Sobrevivientes

Algunos encontraron a sus parientes con vida, pero otros no conocen el paradero de sus hermanos.