En el Palacio

POR MANUEL JIMENEZ
Miguel Mejía gestiona desde la semana pasada una entrevista con el presidente Leonel Fernández para tratarle el tema del acuerdo petrolero con Venezuela y sus temores de que grupos económicos pretendan entopercerlo, pero hasta ayer no había tenido éxito, según mis fuentes.

El funcionario, que ostenta el rango de secretario de Estado sin cartera, haría unos esfuerzos de última hora anoche y en el curso de esta mañana, pues de todos es conocido que el residente Fernandez parte hoy temprano con destino a Montreal, Canadá y no estará de regreso en el país hasta el 5 de este mes. Mientras tanto, Arístides Fernández Zucco, presidente de la Refinería Dominicana de Petróleo, fue recibido la semana pasada por el jefe de Estado, pues el otrora dirigente juvenil del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) debía informarle de los resultados de una gestión oficial que ancabezó recientemente ante las autoridades mexicanas.

Mejía y Fernández Zucco han iniciado un match peligroso y que en las últimas horas ronda el plano personal. Mejía formó parte de la comision oficial que negoció el acuerdo petrolero con Venezuela y que fue firmado el pasado 4 de noviembre en Santo Domingo entre los presidentes Hugo Chávez Frías, de Venezuela, y Leonel Fernández, de República Dominicana. Ayer, en su despacho del Palacio Nacional, Mejía sostuvo que existen “grupos mafiosos” que alegadamente son los mismos responsables de la crisis surgida en las relaciones dominico-venezolanas durante el gobierno del ex presidente Hipólito Mejía, que se estarían apoyando en un “enclave” en este gobierno para adquirir buques tanqueros y asumir el transporte de petróleo a la República Dominicana.

Fernández Zucco se ha dado por aludido y ha respondido a Miguel Mejía mostrando a la prensa el contrato vigente entre los dos Estados y negando enfáticamente que haya interés en aprovechar el tratado para lograr beneficios económicos al margen del Estado o de lo que el propio convenio establece. Fernández Zucco, según fuentes, ya “edificó” al presidente Fernández sobre el impasse y de seguro que más tarde o más temprano el jefe de Estado tendrá que intervenir en este conflicto, el segundo que surge a lo interno del gobierno.

——

Como había adelantado esta columna hace ya algún tiempo, el presidente Leonel Fernández inaugura este domingo una novedosa intervención por televisión en la que asume el papel de entrevistador de sus propios funcionarios. La primera entrega de “La Agenda del Presidente” se grabó en la mañana de ayer en el salón Orlando Martínez, en el Palacio Nacional, y en ella el presidente Fernández dialogó con los funcionarios del Gabinete Económico todo el desempeño de los últimos nueve meses.

El espacio será difundido a partir de este mismo domingo a las 8:00 de la noche por Teleantillas, como planta televisora matriz. Pero también se difundirá en horario diferido por los canales 4, 13, 27, 23 y 39. Es decir, que se pretende una audiencia completa. Lo interesante, es que al Palacio Nacional se llevo público, no en gran número, pero hubo la presencia de ciudadanos sencillos, comunes, a quienes los periodistas desde afuera escuchamos aplaudir. La grabación se prolongó por espacio de casi dos horas, aunque en realidad, el espacio deberá tener aproximadamente hora y media de duración.

Me acerqué a un joven que participó en calidad de espectador en el espacio, pero me dio la impresión de que entendió muy poco de lo que allí escuchó. ¿Cómo estuvo eso?, le pregunté sin demostrarle mucho interés. “Muy bien, estuvo bien”, me respondió sin mirarme a la cara. “El presidente dijo algo que te resulte nuevo, qué encontraste de interesante?, volví a preguntarle. “Bueno, me dijo, fue un resumen de los nueve meses, ellos lo van a pasar por la televisión”. No quise seguir colocando en una situación incomoda al joven que se retiraba del Palacio acompañado de otras seis personas, entre ellas tres mujeres, pues pensé que, o había sido instruido para no hablar de lo que escuchó o ciertamente no podía explicar o resumir todo lo que allí se habló.