En el Palacio

POR MANUEL JIMENEZ
El acceso a las áreas de estacionamiento de vehículos fue seriamente restringido durante la mañana y parte de la tarde de ayer, en el Palacio Nacional, en ocasión de la celebración de un Consejo de Gobierno ampliado que fue encabezado por el Presidente Leonel Fernández. El acceso al parqueo que da a la doctor Delgado fue bloqueado desde el amanecer, en tanto que por la avenida México sólo se permitía el acceso de vehículos oficiales, es decir de funcionarios y  personal administrativo con áreas de estacionamiento previamente reservadas.

La medida afectó, por algunas horas, a los vehículos de los medios de comunicación que tuvieron que ser estacionados por el lado de la doctor Báez, en los frentes de la mansión del Poder Ejecutivo. Es la primera vez que este tipo de restricción se pone en práctica en Palacio, en ocasión de un Consejo de Gobierno. Lo cierto es que desde media mañana, el grueso de los miembros del gabinete, secretarios de Estado sin Cartera, asesores, directores generales y administradores de instituciones públicas, así como los jefes militares invitados, ya hacían acto de presencia en torno al salón de sesiones del Consejo de Gobierno. El Presidente Fernández llegó poco después de las 11:00 de la mañana y a la prensa se le permitió el acceso en dos ocasiones, una para tomar fílmicas y fotos de los presentes y la segunda, en el momento en que el Presidente Fernández procedió a firmar la Convención Internacional de Naciones Unidas contra la Corrupción, que fue remitida al Congreso para fines de ratificación.

En el Consejo todo marchaba según la agenda hasta la exposición del doctor José Joaquín Bidó Medina, quien encabeza la Comisión Nacional de Ética y Lucha contra la Corrupción. Más que denunciar, Bidó Medina quiso alertar a los funcionarios presentes sobre algunas prácticas muy comunes en los gobiernos y que pueden convertirse en evidencia de que se estaría incurriendo en actos dolosos o cuestionables, según me narro una fuente. Habló de los funcionarios con propiedades en el exclusivo complejo de Casa de Campo, en La Romana, de los que gustan ir a vacacionar a Aspen, en el Estado de Colorado, Estados Unidos, de los que se hacen acompañar de mega divas o de los que aprovechan viajes oficiales al exterior para hacerse acompañar  por quienes no tienen ninguna responsabilidad de Estado, según la fuente.

Los funcionarios presentes escucharon con atención la exposición de Bidó Medina, pero me dicen que Víctor Díaz, director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), no quiso pasar por alto las observaciones de Bidó Medina, especialmente aquella sobre propiedades en Casa de Campo. Pidió un turno para aclarar que desde hace 15 años posee una villa  en Casa de Campo y que, en realidad, es la primera vez que desempeña una función pública. Sobre las “mega divas” y los viajes de vacaciones a Aspen, dijo que no se daba por aludido y, por tanto, no tenía porqué hacer aclaraciones ni precisiones.

—————-

El viernes narré en detalles todo cuanto había ocurrido el día anterior, jueves, en el Palacio Nacional, en ocasión de la sorpresiva visita del Procurador Fiscal del Distrito Nacional y su prolongado encuentro con el Presidente Leonel Fernández. En realidad, en el encuentro entre el fiscal José Manuel Hernández Peguero y el Presidente Fernández estuvieron el secretario de la Presidencia, Danilo Medina; el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio y el doctor Radhamés Jiménez, así como el director de Prensa del Palacio Nacional, Rafael Núñez. El secretario de Interior y Policía, Franklin Almeyda y el jefe de la Policía Nacional, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez no participaron del encuentro, me aclaró una alta fuente gubernamental. Almeyda y Pérez Sánchez entraron al despacho al terminar la reunión con el Fiscal y el resto de los funcionarios citados. Hay que aclarar que Almeyda negó frente a los periodistas que hubiese participado junto al jefe de la Policía en ese encuentro y que la presencia de ambos en el Palacio Nacional fue para abordar algunos asuntos relativos al Plan de Seguridad Ciudadana que implementa el gobierno.

Pero lo cierto es que por más que me he esforzado en tocar puertas palaciegas, nadie parece dispuesto a hablar en torno a cuáles razones motivaron la reunión del Fiscal con el Presidente y qué circunstancias determinaron la “suspensión” de la citación al ex Presidente Hipólito Mejía.