En el Palacio

POR  MANUEL JIMÉNEZ
Las dos últimas semanas, al parecer, han sido cruciales en el Palacio Nacional para mas de una cosa. Por un lado están las reuniones en el despacho del secretario Técnico de la Presidencia, Temístocles Montás, revisando y ajustando el proyecto de reforma fiscal, pero también todo lo relacionado con el Presupuesto General de la Nación para el 2007. Por el otro, están también las reuniones en las oficinas del secretario Administrativo de la Presidencia, Luis Manuel Bonetti, en las que muchos sospechan se habla de ejecución presupuestaria, sobre todo en esta época de doble sueldos y programas especiales que conllevan erogaciones extras de fondos, pero también de los aprestos relacionados con las consultas a las bases del PLD en torno a una eventual repostulacion del Presidente Leonel Fernández en las elecciones del 2008. Por el lado de Montás es poco lo que se sabe. Un funcionario tradicionalmente accesible y de fácil sonrisa, se ha cerrado en estos días y nadie se topeta con él ni siquiera en los pasillos. Las citas las ha restringido, no responde a llamadas telefónicas ni tampoco accede a recibir periodistas, incluso aquellos que han sido sus tradicionales amigos. En torno al silencio de Montás, un funcionario clave en la administración del Presidente Fernández, se especula bastante. Periodistas acreditados a la fuente del Palacio Nacional no le suponen de buen ánimo. Al menos, relatan que hace dos semanas se dirigió a ellos en forma inusual e inadecuada cuando trataron de abordarlo y hasta afirman que les escucharon soltar un “San Antonio”, aunque más tarde recobró la compostura y sonrió a su estilo de siempre. Sus allegados dicen que está presionado, y no tan solo por lo de la reforma fiscal y el presupuesto. El horno no está para galletitas. Y es que a las complicaciones de políticas económicas, se une la situación interna en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Se sabe de sus esfuerzos frente a Danilo Medina, desde antes de su renuncia a la Secretaría de la Presidencia, como también ante el Presidente Fernández tratando de conciliar y alejar lo que finalmente ha ocurrido. Preocupado, afectado o a la expectativa, lo cierto es que la prensa de Palacio ha perdido temporalmente un aliado. Junto a ese prolongado silencio otra cosa está preocupando y es que virtualmente ha esfumado su figura de los pasillos palaciegos, y no se le ve ni siquiera por el corredor que conduce desde sus oficinas al despacho presidencial, aunque se sabe que ambos se siguen reuniendo. ¿Pero, donde?.

rrrrr

El que no parece ni preocupado ni afectado es el secretario Administrativo de la Presidencia, Bonetti. En estos días está a boca de jarro, siempre dispuesto a responder a las preguntas de la prensa acreditada. Su despacho, en la segunda planta, ha estado muy activo, pues por allí están desfilando funcionarios de todos los calibres, pero también legisladores. Bonetti aclaró que estas visitas tienen relación con la ejecución presupuestaria, especialmente al final del año que muchas instituciones demandan mas recursos, pero también se habla que tienen relación con las consultas a las bases en torno a la reelección. El viernes pasado fueron muchos los que le visitaron, pero resaltó la presencia de los diputados Abel Martínez, José María Sosa, Aridio Vásquez Reyes, Pedro Caro y Domingo Páez, así como los senadores Euclides Sánchez, de La Vega y Francis Vargas, de Puerto Plata. Al embajador en Chile, César Medina, se le vio asomar la cabeza al despacho de Bonetti, pero siguió hacia el antedespacho presidencial. Ayer, Bonetti volvió a hablar a la prensa, esta vez por segundo día consecutivo y al rechazar las criticas de Danilo Medina contra los funcionarios que están en los procesos de consultas a las bases sobre la reelección, dijo que esos funcionarios lo que están es garantizando la continuidad del PLD en el gobierno y que eso solo se garantiza con la repostulación del Presidente Fernández. ¡Sopla!. El viernes pasado, además, me llamó la atención la visita al Palacio Nacional del abogado Tomás Castro, quien se reunió con el director de Prensa, Rafael Núñez. Dicen, tras bastidores, que Castro estaría al frente de un movimiento de abogados a favor de la reelección. El dato no pude confirmarlo oficialmente, pero esto se está dando como un hecho.