En  el palacio

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/F0FAD2FE-4FF6-4FC6-BB03-21F7073B0E34.jpeg

Si de algo disfruta el dominicano es del rumor y en estos días las versiones sobre cambios en el gabinete y en el servicio exterior dan para llenar más de una página de un periódico. En cada lugar donde se encuentran más de un dominicano de esos que se consideran “enterados”, se habla sobre eventuales cambios e, incluso, se dan nombres de personas que han sido “llamadas” al despacho (obviamente del Presidente) y a las que se les habría comunicado la decisión de llevarlo a una elevada función pública.

Pero los que pululan en este mundo de los rumores no se ponen de acuerdo en cuanto a los funcionarios que se van o se quedan, pues en muchas de esas versiones unos aparecen fuera y otros adentro, es decir que en esos casos no se ha producido lo que suele llamarse “el necesario consenso”. Unos de estos días un amigo me comentó que un embajador en un país del cono sur se había despedido de su personal porque está seguro que será enviado a una representación diplomática en Europa.

Horas más tarde, otra persona me ofreció la misma versión, pero agregando el dato novedoso  que ese actual diplomático se quedará atendiendo sus negocios en el país, es decir que no sería complacido. Y es que el tema de los cambios a propósito del inicio del nuevo gobierno toca también el área del gabinete económico. Aquí muchos tienen sus reservas, pero se hacen algunos ejercicios que no necesariamente implica  que los actuales integrantes de esa estratégica área vayan a ser excluidos, sino rotados en sus posiciones. Fulano va para acá y este va para allá.

Así de sencilla se plantean las cosas. Ahora bien, se  habla de muchos cambios a nivel del servicio exterior, no sólo de rotaciones, sino de integración de nuevos personajes con rangos de embajadores y de cónsules. Algunos representantes dominicanos en el extranjero están enterados de estas versiones y en los últimos días han sido vistos desfilar por el Palacio Nacional, unos, incluso, con informes completos de los resultados de su gestión para entregarlos al Presidente Fernández.     

Lo más espinoso en el marco de las transmisiones de “Radio Bemba” es la posible participación que tendrían en el nuevo gobierno los representantes de los partidos aliados y  las sorpresas que Fernández tiene en carpeta. En tanto, Fernández sigue apegado a ese estilo de trabajo silencioso, sin hacer mucha bulla, dificultando que los expertos adivinen sus señas. Se dice que ha restringido al máximo su agenda, aunque se entrega diariamente a un tren de trabajo que casi siempre termina en las primeras horas de la madrugada. Se comenta que solo ve a quien quiere ver, no al que desea verlo.