EN EL PALACIO

MANUEL JIMÉNEZ
m.jimenez@hoy.com.do


Corría el año de 1986 cuando la dirección de este diario me asignó la responsabilidad de cubrir la campaña electoral del entonces candidato del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Joaquín Balaguer. Para entonces ya había cultivado una cierta amistad con el fenecido líder reformista debido a las frecuentes entrevistas que me concedía en sus habituales caminatas vespertinas por la avenida Mirador Sur. Siempre me recibía con un saludo formal. Era  un hombre amable y caballeroso. Recuerdo que una noche me sorprendió con una llamada telefónica a este diario para ofrecerme una exclusiva. “Sería usted tan amable de tomarme una declaración”, me dijo cuando respondí al teléfono. En ese entonces, Balaguer llamó al bloque de senadores del PRSC a retirarse del hemiciclo porque al día siguiente estaba en agenda el conocimiento de una iniciativa del Poder Ejecutivo con la que no estaba de acuerdo. Pero esa caballerosidad, esa decencia y esa formalidad no parecen ser herencia en algunos de sus discípulos. Por ejemplo, en el curso de la semana recién transcurrida llamé por teléfono a Ramón Rogelio Genao, coordinador de la campaña electoral de Amable Aristy Castro para invitarle al programa que produzco cada domingo por el canal 27. Me dijo que sí, que ahí estaría, y realmente lo noté muy dispuesto. Pero a la hora comprometida brilló por su ausencia, sin una previa llamada para disculparse atendiendo a un  elemental sentido de respeto y cortesía. Sencillamente no acudió, sobre todo en un momento en que debería dar más la cara frente a una opinión pública que está conociendo encuestas que colocan a su candidato en una posición bastante incómoda. Pero eso fuerza a pensar que esos son los  jóvenes políticos de hoy, se empeñan en proyectar una figura sin cuidar  detalles que son fundamentales en la construcción de un liderazgo, sobre todo cuando se está en las filas de un partido que debería ser, al menos,  ejemplo de la conducta personal que exhibió su finado líder.

            00000000000000   

El periodista Ocar López Reyes, director de la escuela de Comunicación de la Universidad O&M, estuvo por el despacho de Rafael Núñez, Director de Prensa del Palacio Nacional, junto a varios colegas que gestan el Foro Permanente de la Comunicación y que tiene como principal objetivo “ayudar” al Presidente Leonel Fernández en la presente campaña electoral. En este grupo figuran  Adriano de la Cruz, director de la escuela de Comunicación de la Universidad Interamericana y del Instituto Dominicano de Periodismo (IDP), Lipe Collado, profesor de periodismo, Generoso Ledesma y Ramón Lora. Otros colegas figuran también en el proyecto.