En el país no hay recursos
humanos para hacer nada

POR U.GUZMAN MOLINA
El economista José Luis de Ramón consideró ayer que el principal problema de la República Dominicana para competir “es que no tenemos recursos humanos para hacer nada”. Puso como ejemplo que en la ciudad de Santo Domingo prácticamente no hay camareros, porque todos están en el Este.

“Nuestros recursos humanos han llegado al punto que ni siquiera dan ya para trabajos que son relativamente fáciles”, sostuvo.

Expresó que si el país no acelera la inversión en educación no podrá aprovechar las enormes oportunidades que puede traer la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (DR-CAFTA).

Afirmó que si el Estado invierte más en educación se acelera el desarrollo de la República.

Al criticar la rectificación fiscal, De Ramón dijo que “tener más dinero para malgastar más dinero, es malo”.

Consideró que el costo político de la reforma fiscal es difícil de medir. A su juicio, la reforma fiscal aumentará la base del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) y expandirá el Impuesto Sobre la Renta, porque de lo contrario no se concibe el estimado de las recaudaciones del gobierno.

Criticó que el gobierno gasta mucho en administrar un Estado obsoleto, mientras los sectores Salud y Educación reciben bajos presupuestos.

Indicó que si el gobierno no elimina el subsidio eléctrico es mucho más fácil cobrarle impuestos a la población.

Entrevistado en el Telematutino 11, que se transmite por Telesistema, De Ramón dijo que el Estado siempre ha gastado mal sus recursos.

Indicó que el gobierno dedica muchos recursos en administrar una “burocracia voraz, que se traga todo lo que el país no tiene”, mientras asigna una serie de contratos sin licitaciones.

Favoreció que el país pueda llevar un programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante muchos años.

Expresó que el ingreso del país al DR-CAFTA mejoraría la institucionalidad del país y el manejo del presupuesto.

Respaldó la privatización de las distribuidoras eléctricas, las cuales tienen que ser económicamente rentables.

Cree que el primer paso es ajustar al Estado, porque por más dinero que se paguen en impuestos no se solucionarán los problemas que pretenden resolver.

De Ramón reconoció la recuperación económica del país a raíz de la crisis del 2003, así como la confianza en el país.