En el primer día Feria del Libro hubo buena asistencia alumnos

21_09_2016 HOY_MIERCOLES_210916_ El País6 A

Una considerable afluencia de estudiantes acudió ayer a la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, en el primer día del desarrollo de la Feria Internacional del Libro, dedicada a la República Dominicana.

En los pabellones del 9-1-1 y del Despacho de la Primera Dama se observaron bastantes estudiantes seducidos por los atractivos de su presentación y colorido.

Los libros más requeridos por los estudiantes de escuelas públicas y privadas fueron los de pasatiempo y de inglés básico. Los precios de los libros que se ofertan en la feria se encuentran a bajo costo. Una obra literaria en su versión pequeña se encuentra en menos de 50 pesos. Los pasatiempos se ofertan a 5 y 10 pesos.

Un estudiante dijo que compraba ese tipo de lectura porque le gusta y no tenía más dinero para adquirir otro de mayor precio.

Durante el desarrollo de la feria, el Ministerio de Educación desarrollará un amplio programa con más de 670 actividades educativas y culturales, que abarcan conferencias, exposiciones, talleres, presentaciones, proyecciones de videos, entre otras.

Miguel Hernández, encargado del pabellón del Despacho de la Primera Dama, informó que se habilitaron espacios en los que por medio de recurso audiovisual los visitantes pueden apreciar cómo fue la vida de la poetisa y educadora Salomé Ureña, a quien la Feria del Libro rinde homenaje.

Los estudiantes disfrutan de un gran elenco que interviene en la recreación de la casa y la vida de la poetisa Salomé Ureña.

La coordinadora del pabellón del Sistema de Emergencias y Seguridad 9-1-1, Wendy Maldonado, dijo que con la presentación de ese espacio se busca orientar a los estudiantes y a todo el público que acude a la Feria del Libro sobre la diferencia entre urgencia y emergencia. Dar a conocer las zonas de cobertura y las técnicas para llamar a esos números.

“Queremos crear conciencia del sistema y evitar llamadas desaprensivas. Buscamos aprovechar al público estudiantil, a los pequeños, para que sean multiplicadores de las informaciones porque ellos son los presentes y futuros usuarios del 9-1-1”, subrayó.
En ese pabellón hay un equipo con Ipad que anota a los niños y adultos que se comprometen a dar uso correcto al sistema.

Libreros entrevistados dijeron que estaban contentos por el flujo de personas que comenzó a asistir a la Plaza de la Cultura desde el primer día de celebración de la feria, la cual está pautada para concluir el 2 de octubre próximo.

En el recinto ferial está el pabellón de talleres literarios. Allí los estudiantes acuden a recibir orientación sobre cómo escribir y para motivarlos a la lectura.

Todos los días a las cinco de la tarde se celebra el ciclo de formación Juan Bosch, a través de micro cursos o talleres de dos horas por escritores extranjeros.

En la mañana de ayer el escritor Héctor Santana ofreció un taller literario sobre escritura creativa “rompiendo la página en blanco”. Participó un colegio cuyos estudiantes tuvieron que escribir un cuento.

El ministro de Cultura, Pedro Vergés, dijo que su intención es que la presente versión, XIX, de la feria se concentre en el libro.

En el recinto ferial no se observaron ventas de chucherías, artesanías y otros productos y objetos que tradicionalmente se expenden en la Plaza de la Cultura durante la celebración del evento.

El Ministerio de Educación desarrollará un amplio programa con más de 670 actividades educativas y culturales, que abarcan conferencias, exposiciones, talleres, presentaciones, proyecciones de videos, entre otras. Asimismo, el Consejo Nacional para la Discapacidad (CONADIS) destaca que esta es la cuarta edición en la que incluyen a personas con discapacidad como parte de la empleomanía del evento.