En Gualey resistirán intento de desalojo para paso de Metro

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/6C2FA222-6D66-4A2F-9113-FB84516BFEA0.jpeg

Cuando todavía más de 200 familias del Hoyo de la Zurza, en Santo Domingo, llevan tres años de haber sido desalojadas, pasando todo tipo de vicisitudes a orilla del río Isabela, la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) inició un proceso similar con los moradores de Gualey, próximo al puente Francisco del Rosario Sánchez, para dar paso a la segunda línea del Metro.

Aunque algunos tomaron los 150 mil pesos que ofrece la entidad,  la mayoría advierte que no abandonarán sus hogares si no es “de casa para casa”. Dicen que con los recursos que ofrece el Gobierno no obtienen siquiera un solar en los lugares más lejanos de la ciudad.

El Comité para la Defensa de los Derechos Barriales, la Red Urbana y Popular por el Derecho a la Tierra y otras organizaciones comunitarias, indicaron que resistirán la ofensiva, ya que la experiencia de la Zurza y de otros procesos de años anteriores no se repetirá nuevamente.

Tanto Copadeba como la Red y la junta de vecinos Gregorio García Castro anunciaron su acompañamiento a las familias que serían afectadas, lo que iniciaron con un proceso de asambleas en la propia comunidad.

Patricia Gómez, coordinadora de Copadeba, estima que solamente de los barrios de Gualey y Los Guandules serían desalojadas más de 500 familias, sin contar con otra cantidad similar que habitan la parte oriental del río Ozama.

Florinda Florentino, una anciana de más de 80 años que ha pasado la mitad de su vida debajo del puente, considera que 150 mil pesos es una suma muy insignificante a pesar de que su casa está en muy malas condiciones.

Lauterio Contreras, con 20 años en el lugar  y nueve hijos, vive  casi debajo del puente, advierte que para sacarlo de ese lugar habrá que disponer de no menos de 600 mil pesos o construirle una casa grande en un lugar seguro.

 “El que me ofrezca 150 mil pesos, como han hecho con algunos vecinos, se está volviendo loco. Solo salgo de aquí si es de casa para casa o con 600 mil en el bolsillo”, sostuvo.

A mediados de año organizaciones sociales, comunitarias, vecinales y comerciantes de la zona Norte del Distrito Nacional, advirtieron a la Opret que no abandonarán sus hogares para la construcción de la segunda línea del Metro sin que antes se les garantice un lugar seguro.

En dos jornadas durante el año, el Copadeba, representantes de los comerciantes de la avenida Padre Castellano, la Junta de Vecinos Gregorio García Castro, y  organizaciones de los barrios La Ciénega, Los Guandules, Gualey, Brisa del Ozama y otros, aclararon que no se oponen al Metro, sino a la falta de informaciones por parte de las autoridades.

Plancha en el INVI.  Mientras se sorprende a cientos de familias en Gualey, las más de 200 familias desalojadas de La Zurza esperan ser reubicadas en los apartamentos prometidos en la zona, en la que la primera etapa, de 40 viviendas, ya está terminada.

Ayer una comisión de las 178 familias propietarias y los 76 inquilinos acudió al Instituto Nacional de la Vivienda (Invi), donde fueron citados para pagar cinco mil pesos como inicial de las propiedades, pero la directora de la institución, Alma Fernández, no estaba  disponible. Una secretaria les informó que la cita era para mañana jueves y que esta semana serían llevadas a la primera etapa de los apartamentos.

Hay una segunda etapa del proyecto de 19 apartamentos que está en la fase final de terminación, pero aún así no alcanzarían para los afectados por el desalojo hecho hace tres años por la Opret para dar paso a la construcción de la avenida Perimetral que comenzaría en La Zurza y que terminaría en el puente Juan Bosch, en La Ciénaga.

Unas 50 familias, de las 178, habitan  en  las 25 viviendas dobles muy cerca del río Isabela, 128  alquilados o en la calle.

Zoom

Cavan su tumba

 Quienes ya tomaron los 150 mil pesos ofrecidos por la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) son obligados a tumbar sus viviendas.

 Las primeras víctimas

Los primeros desalojados son 23 familias, algunos de ellos no han podido encontrar casa en otro lugar, porque el dinero no alcanza siquiera para un solar cerca de la ciudad.

Cucara mascara

Los desalojados de  La Zurza, que llevan tres años en casonas dobles, a orillas de río Isabela,  están al acecho para que no le hagan “cúcara máscara” con las casas.