En la Diana

ROLANDO REYES
Primer Tiro

Los incrementos de precios del petróleo, las materias y los alimentos básicos están aumentando la inflación mundial, y la velocidad es mayor en los países que son importadores de estos productos. El deterioro de los términos de intercambio implica una disminución de ingresos que tiene que ir acompañada de una disminución de los gastos internos.

Por esa razón los bancos centrales de los países importadores de petróleo y de alimentos están ajustando hacia arriba las tasas de interés de sus operaciones monetarias, partiendo del supuesto de que cuando esta variable aumenta, disminuye el gasto en inversión y consumo privado. Tomar en cuenta lo anterior es condición suficiente para entender la política actual de tasas de interés del Banco Central.

Pero los gobiernos también reaccionan disminuyendo el gasto público y fortaleciendo la posición de las finanzas publicas, sobre todo si se trata de gobiernos que entienden que la mayor amenaza a su continuidad es la inflación.

 

Segundo Tiro

Si los críticos a la propuesta de reforma a la Ley Monetaria y Financiera analizaran las razones y las causas de las modificaciones que propone el Secretario del Tesoro Norteamericano a todo el marco regulador de los mercados financieros de ese país; si tomaran en cuenta que la volatilidad en los tipos de cambio, tasas de interés y en los precios de los activos financieros internacionales apalancan los riesgos de crédito y de mercado que presentan las instituciones financieras locales; si entendieran que las fluctuaciones macro-económicas internas y externas afectan su balance y el balance y la capacidad de pagos de sus deudores, entonces concluirían que deberían colaborar para que el marco regulador de la actividad financiera local controle los riesgos de decisiones imprudentes de banqueros locales, y al mismo tiempo minimice las vulnerabilidades a impactos negativos provenientes de las volatilidades externas.



Tercer Tiro

Tome en cuenta que existe plena libertad para realizar operaciones en moneda extranjera, y que la Ley Monetaria y Financiera establece la libre convertibilidad de la moneda nacional; tome en cuenta que el tipo de cambio del peso dominicano se mueve libremente en los mercados cambiarios, y que los precios internos se ajustan a estos movimientos, y cuando sube el tipo de cambio los precios de los bienes que se importan y exportan aumentan más rápido que el de los demás bienes y servicios; considere que el sistema cambiario dominicano es de libre flotación, con intervenciones orientadas a reducir fluctuaciones excesivas, entonces Usted concluirá que los logros de la política monetaria no son el resultado de regulaciones y restricciones económicas, pues así como un paciente inestable requiere intervenciones, un tipo de cambio estable y competitivo requiere de operaciones.

Concluirá también que la tasa de cambio del peso dominicano es como un cuerpo de baja densidad sobre un fluido en movimiento: flota, y también se mueve.