En la Diana
Reducción del gasto público debe ir acompañada de la del consumo

Primer Tiro
Debería estar claro que las posibilidades de que la política monetaria se endurezca o se flexibilice dependen completamente de la magnitud y velocidad con que se produzcan los efectos de las medidas de ajuste fiscal anunciadas por el Presidente de la República. Aunque todavía no se ha cuantificado, el resultado neto de dichas medidas sería un ahorro público que contribuiría al ajuste que requiere el choque externo, pues como señala el mismo Presidente “el consumo y la inversión, pública y privada, tendrían que contraerse para condicionar la adquisición de bienes y servicios importados a los ingresos en divisas de la economía”.

La magnitud del ajuste tiene que responder a la intensidad y permanencia del choque externo, y puede existir algún grado de incertidumbre con respecto a la celeridad de los efectos de la reducción del gasto público. Parecería muy conveniente dar un estricto y permanente seguimiento a la intensidad de los efectos de estas medidas, y tener pendiente que la política monetaria reaccionaría en función de los resultados observados.

Segundo Tiro
Dada la necesidad de un ajuste de toda la economía, una reducción del gasto público durante el periodo agosto-diciembre que coloque el déficit del sector público no financiero en un 2% del PIB debe ir acompañado de una reducción del consumo privado. En el mismo discurso Presidencial se llamó a la reducción del consumo: “La actual crisis nos obligará a ser sobrios en el gasto; a ser más comedidos y moderados. A no despilfarrar. A no derrochar. A apreciar el valor e importancia de cada cosa; y a no sucumbir ante las tentaciones de la vanidad que permanentemente nos incitan a consumir lo que no necesitamos”. El instrumento para influir en el consumo privado es la tasa de interés. Su efecto es directo y hay evidencias de que muestran que cuando ésta sube, aquel baja. Es en ese contexto que deben evaluarse las decisiones de política monetaria, pues los incrementos observados en las tasas de interés son coherentes y consistentes con el ajuste de la economía.

Tercer Tiro
El aumento del déficit corriente con el exterior se explica preponderantemente por el aumento de los precios del petróleo. El impacto inflacionario es transmitido a los precios internos a través de los aumentos de precios de los combustibles y los servicios de transporte. La inflación acumulada a junio es de 7.57%, y casi la mitad es explicada por el choque petrolero.

El aumento de precios debe reducir el consumo, acelerando la reducción que en el mismo provoca el incremento de la tasa de interés. Si a lo anterior se suma el efecto de la contracción del gasto público, se tienen tres efectos que estarían actuando para lograr el necesario ajuste de la economía al fuerte choque externo negativo.

Por tanto, no se entiende porqué algunos analistas, economistas y políticos plantean el deslizamiento del tipo de cambio como mecanismo adicional de ajuste.

Parecería que no entienden que los deslizamientos pueden provocar derrumbes bruscos, y que si se producen en terreno empedrado, escabroso y empinado, pueden causar daños letales al cuerpo económico de la nación.