En la justicia dominicana “se pasa trabajo como quiera”

12A_El País_06_2,p01

Aquí en la justicia se pasa trabajo como quiera”, se escuchó decir a una joven mientras completaba los 60 escalones que hay que subir a pie para llegar a la Cuarta Cámara Civil y Comercial del Distrito Nacional, después de agotar una jornada de búsqueda inútil en un archivo manual de la Tercera Cámara.
Un abanico de pie atenúa el intenso calor en la pequeña sala de espera de unos cinco metros cuadrados donde se amontona gente sentada en dos bancos metálicos con capacidad para seis personas, mientras otras se arremolinan frente a dos ventanillas donde atienden dos empleadas.
“Si no encuentra aquí, tiene que ir a las otras cuatro Cámaras, y si no está ahí, debe ir a la Junta Central Electoral (JCE) a buscar una certificación pero primero tiene que buscarla en las cinco salas”, es la “Letanía” de las que atienden a los ciudadanos.
Dispersión de expedientes. Oficialmente ninguna autoridad de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) quiso ofrecer declaraciones sobre la situación planteada, ni tampoco se permitió que la secretaria de la Tercera Sala de la Cámara Civil y Comercial lo hiciera.
Una de las recepcionistas le explicó a una usuaria que el motivo de esa dispersión obedece a que anteriormente había una circunscripción donde estaban todos los documentos, y que al dividirse en cinco salas, se distribuyeron indistintamente entre estas.
El ascensor. Su salida de servicio desde hace ocho meses representa una “tortura” para los funcionarios y empleados que a diario tienen que subir hasta el último piso de la vieja edificación donde están localizadas cinco procuraduría especializadas.
Justo ayer fue captada en esa incómoda situación la titular de la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) Laura Guerrero Pelletier.
Seguida de cerca por su seguridad, a la magistrada se le vio hacer “una paradita técnica” para tomar aliento antes de continuar y completar los 60 escalones que durante ocho meses ha tenido que subir y bajar.
Y sin muchas esperanzas, pues de acuerdo con empleados de seguridad, “esos ascensores son muy viejos, las piezas son muy caras y no hay cuarto para comprarlas”.
Informaron que han sido reparado más de una vez “y vuelven y se dañan”.
En la “Procuraduría vieja” como le llaman al edificio donde funciona la Corte de Apelación y las cámaras civiles y comerciales del Distrito Nacional; y la Pepca, operan también las procuradurías Antilavado de Activos; de Delitos de Alta Tecnología; Control y Tráfico de Armas de Fuego; Crímenes y Delitos contra la Salud y de Trata y Tráfico de Personas; y la Dirección de Prisiones.
Innovación tecnológica
El expresidente del Poder Judicial Mariano Germán, declaró el 2018 como “Año de la Transformación y la Innovación Tecnológica” e inició el “Sistema de Reparto Documental Judicial” en la presidencia de la Corte de Apelación de la Cámara Civil del DN, para eliminar el flujo de papeles en escritorios.