En la semana de la no violencia contra la mujer

El señor en su divina palabra se expresa de la mujer y le da un calificativo delicado y la llama vaso frágil y delega al hombre la responsabilidad de cuidarla y amarla y es impresionante cuando en un tiempo de tanto avance de la ciencia y en el cual la mujer ha alcanzado altos niveles en las diferentes esferas de la sociedad y donde se han promulgado leyes de protección a la misma, se presenten tan alto índice de casos consternadores de violación a la dignidad, integridad y derecho que como ser humano tiene la mujer, la cual creo nuestro Dios como ayuda idónea para el hombre.

La mujer representa un papel primordial en la humanidad, esta es la que concibe, la que cría, atiende al esposo y como van las responsabilidades en crecimiento cada día también sale a la calle a producir el peso para ayudar al sostenimiento del hogar, observamos también la gran cantidad de mujeres responsables que de alguna forma están sin un compañero criando y manteniendo ellas solas a sus hijos y es una repercusión importante que ha dado la mujer en la sociedad en los últimos tiempos, a pesar de todo esto, cuantos casos lamentables de criminalidad y abuso hacia estas se presentan.

Es importante que en las familias se inculquen los valores morales de respeto hacia los demás y de más relevancia todavía es enseñar el temor reverente a nuestro Dios, hacer entender a nuestros hijos y a aquellas personas que están ligadas a nosotros, el valor de la vida y quien es que la da y quien es quien tiene derecho a quitarla que es solamente Dios y que comprendas que hay una base fundamental para apreciarte a ti primero y después apreciar a los demás y es él Amor.

Achacar un acto negativo de violencia a una situación económica es una injusticia y todo esto porque no tenemos nuestro apoyo en el señor, aprende multitud, toma la costumbre desde hoy de presentarte cada día al señor, de orar por tu familia, por tus necesidades, prueba en los próximos días de esta forma y vas a experimentar un cambio en el diario vivir tuyo y de los que te rodean. Si tienes un temperamento difícil que no puedas controlar o una forma de expresarte que no es la adecuada, dice la palabra que deben dejarse las griterías, las maledicencias, enojo, ira, los celos, todo esto conlleva a la ruina y hace un ambiente de difícil convivencia.

Hay que disponerse en el corazón a dejar atrás esas conductas irracionales que van en deprimente de las buenas costumbres, todos tenemos una madre de la cual hemos nacido y en cada mujer tu hombre lector ves una madre no importa el nivel social que esta posea, los modales que emplea, aun en las situaciones más drásticas que tengas que enfrentar porque se ve de todo, pero vas a actuar de una manera que no afectara tu vida ni la vida de los demás, ponte en las manos del señor, sigue estas instrucciones y veras que solución te dará Dios en medio de la adversidad.

Dios te bendiga.