EN MILIMETROS. Diómedes Guayubín Olivo

EN MILIMETROS. Diómedes Guayubín Olivo

Ildefonso Ureña

Tu verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros
Martin Luther King

Diómedes Guayubín Olivo
Debutó en 1951, tenía 31 años de edad y lanzó hasta 1963-64, 11 temporadas, siempre con los Tigres del Licey.

Uno de los mejores lanzadores de todos los tiempos, con récord de 86-46, y efectividad de 2.11, la segunda mejor de siempre detrás de Juan Marichal (1.87).

Olivo tuvo 4 temporadas con 10 victorias, fue líder en triunfos en 1953 con 10, y primero en ponches en 1951 y el torneo 1960-61. Ponchó 160 en 142 entradas récord de la liga.

Su última participación en el béisbol dominicano fue en la temporada de 1964 con 45 años de edad.

La Montaña Nordestana se convirtió en un pelotero emblemático con los Tigres del Licey, Es primero en victorias con 86, en juegos completos con 70, en blanqueadas con 13, en ponches con 742, 3ro. En más innings con 1,166, 8vo. En juegos iniciados con 107, dos veces fue líder en efectividad (1951 y 1952). Guayubín era hermano de Chichi Olivo y padre de Gilberto Rondón, pitcher MLB, nacido en Nueva York.

Los tres no-hitters de Guayubín Olivo

La tarde del sábado 29 de mayo de 1954, hace 66 años, el zurdo Guayubín Olivo, “La Montaña Noroestana” de los Tigres del Licey, lanzó un juego sin hit y sin carreras contra los Leones del Escogido, a quienes venció 3-0 en La Normal, de la ciudad capital.

Este era el primer partido de esa naturaleza desde que puso en órbita la pelota profesional del país en el verano de 1951. Las tres carreras de los felinos las remolcó el receptor puertorriqueño Valmy Thomas. Dos semanas después que Guayubín le había roto con un sencillo, en rol de emergente, un juego similar que tejía el derecho estadounidense Johnny Wright, de las Águilas Cibaeñas.

Siete años antes, en 1947, en los terrenos del Hipódromo Perla Antillana, Guayubín dejó en cero hits y cero carreras a los Tigres del Licey, lanzando esta vez para los Leones del Escogido. Lanzó tres juegos sin hit ni carrera.

Este no-hitter fue el segundo de tres que se les reconocen a “La Montaña Noroestana”. Era uno de los tantos torneos que se realizaron entre 1937 y 1950 sin el rigor que se puso vigente en 1951, Olivo se informó por única ocasión con el Escogido y dejó sin hit ni anotación al Licey.

Sígueme en Twitter @Ildetv