En ocasión del mes de la familia, resumen de una Ultreya

13_11_2019 HOY_MIERCOLES_131119_ Opinión11 A

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad celebró el pasado 6 de noviembre la Ultreya titulada Yo amo mi familia, a cargo de Ángel Gomera, hermano muy querido y dirigente de esta comunidad. La charla inició como es tradición, luego de la eucaristía animada por los participantes cursillistas de las distintas parroquias de la Arquidiócesis de Santo Domingo.
María Isabel Lebrón, vocal de ultreya, acogió como de costumbre y con gran entusiasmo a los presentes recordándoles que la escuela de formación del movimiento cursillos de cristiandad funciona todos los lunes a partir de las 7 de la noche en casa San Pablo y está abierta y gratuitamente para todos los interesados aunque aun no hayan hecho el cursillo para formarse en la fe. Asimismo nos invitó a sintonizar cada viernes el programa radial De Colores que se transmite a las 7 de la noche por Vida fm y radio ABC. De forma particular invitó también a todos a participar y caminar en la caminata del próximo 24 de noviembre en el malecón de Santo Domingo para apoyar de forma visible la célula vital de nuestra sociedad: Un paso por mi familia donde desde la esquina de la Máximo Gómez se partirá a pie a las 9:00 am hasta el parque Eugenio María de Hostos donde a las 11:00 am se celebrará la Eucaristía, presidida por monseñor Francisco Ozoria.
A continuación una breve reseña de la magnífica conferencia de Ángel Gomera.
Inició haciendo una dinámica rompehielo donde luego de decir una linda anécdota de su hijo Ángel David, quien al preguntarle qué era lo que más le gustaba de su papá dijo que era los abrazos que le daba. La práctica que hizo Ángel a la audiencia fascinó a los presentes, pues invitó a darse un fuerte abrazo al hermano más cercano. A través de este ejercicio nos recordó dejar que Dios nos abrace tan fuerte hasta que todas las partes rotas en nuestro interior se unan otra vez.
Entrando en el tema, el charlista señaló con gran claridad que la institución de la familia nació en el corazón de Dios ya que no fue Adán que pensó en una pareja, sino que Dios fue quien tomó la iniciativa. Observó la soledad de Adán, la entendió y la solucionó. Génesis 2,18: “Después dijo Iahvé no es bueno que el hombre esté solo. Haré pues un ser semejante a él para que lo ayude”.
Hizo una reflexión muy profunda al realizar un paralelo entre la situación de Adán y la del hombre y mujer de hoy al referirse a las actuales soledades en la familia.
Mencionó las siguientes:
1. la falta de respeto.
2. la discordia.
3. el cansancio.
4.el desamor.
5. la rutina.
6. el uso indebido del celular, el internet, la televisión la pornografía, las drogas y el alcohol.
También se refirió a los calificativos cuando se les dice a los hijos que hacen lo que les da la gana, o que es igual a tu madre o a tu padre, no seas tan tonto o tonta, así como también de los calificativos que se dicen los cónyuges entre los que se refirió a: -si sigues así nos divorciamos, – aquí mando yo, -tiré la toalla, -Ya me cansé, pensé que iba a ser diferente, – mejor me buscó a otra alternativa, -ya no tiene empleo, Ángel va describiendo cada punto incluía algunos ejemplos propios de su vida edificando a la asamblea con testimonios a seguir.
Siguió expresándose diciendo que cuántos esposos antes unidos en la alegría de cualquier gesto, palabra, mirada, ahora están congelados en el hielo de la rutina, y parejas que se ven que no se encuentran, se hablan pero escucha poco, se escuchan, pero no se comprenden, se besan pero con un corazón paralizado, están en la casa, pero sin hacer hogar y es que el ser humano necesita de un amor que supere todo. Sorprendió a la asamblea y a su esposa cuando expresó públicamente su amor hacia ella, diciéndole te doy gracias por tu amor, pues a pesar de que no fui el mejor novio por 8 años y que te hice sufrir con mi inestabilidad hoy puedo hablar de una familia como regalo de Dios.
Terminamos esta reseña con la cita que también nos hizo durante la ultreya nuestro charlista Ángel Gomera, de san Juan Pablo II sobre nuestro metro cuadrado. Citamos:
“La familia es la primera y más importante escuela de amor, la grandeza y la responsabilidad de la familia están en ser la primera comunidad de vida y amor, el primer ambiente en donde el hombre puede aprender a amar y a sentirse amado no sólo por otras cosas sino también y ante todo por Dios.”

Quizás los miembros de nuestra familia no son perfectos, quizás no siempre actúan como quisiéramos, pero lo cierto es que la familia siempre va a estar allí.

Por eso hay que recordarle siempre lo mucho que los amamos