En pandemia papás e hijos estrecharon vínculos

En pandemia papás e hijos estrecharon vínculos

Hablan los hijos de Pedro Jiménez

El estado de emergencia hizo que millones de padres y madres en República Dominicana, y en el mundo, pasaran más tiempo con sus hijos. La situación de confinamiento forzó a instalar en un mismo sitio el espacio el trabajo, las aulas, los espacios de juegos e incluso los gimnasios, lo que provocó que toda la familia, de cualquier tipo, pasara más tiempo junta y revuelta…

La vida rápida, alejada del hogar, quedó relegada y puso en el epicentro a la familia en el hogar. Eso tuvo consecuencias negativas, como el agobio, el estrés o el sentimiento de culpabilidad de muchos, pero también tuvo positivas: fomentó el vínculo entre los padres y sus muchachos. Así concluye un informe elaborado por la Universidad de Harvard.

De igual modo, Francisco Aguayo, sicólogo, magíster en Estudios de Género de la Universidad de Chile e investigador en paternidad, con gran experiencia en este ámbito, abordó para un artículo de UNICEF sobre cómo pueden los padres apoyar a sus hijos e hijas y acompañarlos durante la pandemia. En su opinión, lo más importante es darles seguridad y tranquilidad, aprovechar esta para estrechar el vínculo con ellos, expresarle mucho afecto y disfrutar la oportunidad de estar más tiempos juntos.

En el contexto de la pandemia, donde los padres están viviendo un tiempo con sus hijos e hijas como no se había visto en la historia reciente, el especialista señala que el concepto de ‘paternidad activa’ recobra importancia.

“El confinamiento con los hijos e hijas trae oportunidades de pasar más tiempo, de compartir y aprender cosas juntos. Para los que están en casa haciendo teletrabajo pueden compartir la cotidianidad, aunque también el trabajo suele ser una amenaza para estar presentes. Muchos padres y madres se sienten agobiados por las demandas del trabajo, del cuidado de los hijos y por las tareas domésticas”.

Según el especialista es muy importante cuidar y apoyar a los hijos e hijas según sus edades y estar atentos a sus necesidades, para ayudarlos a “sobrellevar esta experiencia nueva, incierta, amenazante, larga y trágica”.

A propósito de que ayer se celebró el Día de los Padres en República Dominicana, traemos cuatro interesantes testimonios de cómo los hijos vivieron esta experiencia.

Hablan los hijos
de Pedro Jiménez

A pesar de haberse
convertido en padre muy
joven, Kuki, como le
conocen sus familiares y
amigos, es un ‘sup erpapá’
y sus hijos Jennifer, Peter y
Cristal lo confirman. Para
subir su familia ha tenido
que hacer diferentes tipos
de trabajos. Inició como
payaso, exploró diferentes
emprendimientos hasta
convertirse en un
reconocido comunicador.

Durante el confinamiento
no escatimó esfuerzos para
hacer de esos días grises
un arcoíris para sus chicos.
Su primogénita describe
cómo fue esta temporada
para ellos: “el tiempo en
confinamiento con papi fue
muy chévere, porque mi
papá tiene un alma joven
que siempre está riendo y
buscando cosas que hacer;
en la casa nosotros
hacíamos ejercicios, él
también limpiaba, nos
apoyamos en nuestros
trabajos, ya que grabamos
desde el hogar; yo le hacía
el set para el programa,
conversamos muchisímo”.
Cristal, por su lado dice: “a
mí me gustó mucho pasar
tiempo con mi papá, fue
muy divertido salir todos
los días a caminar con él.
Nos dedicó mucho tiempo.
Nos ponía a hacer
ejercicio… Es un gran papá
y lo quiero mucho”.

José Luis Morillo

Es papi de Amelia y Enmanuel, quienes a raíz de la pandemia aprendieron a valorar más el esfuerzo que hace su padre en el trabajo y los sacrificios que hace en nombre del amor por ellos.

“Gracias a la pandemia pudimos compartir más momentos juntos, hacer actividades en casa y unirnos más. En este tiempo aprendimos el valor de la vida y lo
que nuestro papá nos ofrece y por ello empezamos a respetar más su trabajo”, dice su hija. Mientras que para su hijo fue una maravillosa oportunidad para acercarse más a su progenitor y aprender cosas nuevas.

Luis Gustavo Castillo

Valeri Castillo Amor, reconoce como joven adulta que el tiempo de la pandemia fue muy difícil para muchas familias, sin embargo para ella representó una gran oportunidad para compartir con su padre. “En nuestro caso fue muy bueno, porque como pasamos mucho tiempo en casa juntos fue ‘chulisimo ’, nos integramos, conversamos más, hacíamos
distintas actividades como papá sobre todo, esas son de las cosas buenas que se pueden sacar de un momento tan difícil y de tanta incertidumbre como fue el tiempo de confinamiento

Severo Rivera

Ser hijo de un periodista amante de la tecnología y con constantes ganas
de siempre estar montado en los ‘trends ’ de comunicación me hizo el confinamiento una experiencia interesante junto a mi padre. Teníamos momentos que nos poníamos a intentar hacer streamings vía zoom, junto sus amigos, mucha cocina de BBQ en las tardes/noches, que siempre
terminaban en un momento de satisfacción para recuperar todos los momentos perdidos, por cuestiones ajenas a nuestras voluntades, durante los pasados años.

Publicaciones Relacionadas