En RD se habla español

Transitando por las calles de Santo Domingo, caminando dentro de plazas comerciales o por cualquier medio donde se realicen intercambios de bienes y servicios, incluyendo las redes sociales, se puede observar cómo muchos nombres de comercios de origen criollo y/o sus lemas, y en su publicidad, están escritos en el idioma inglés, es posible que al visitar un lugar de comida, encontrar su menú en otro idioma. Sin distinción de la naturaleza del negocio, ni la zona donde esté ubicado, es común escuchar la frase “Ay es que en inglés se oye más bonito”.
Es un signo de cómo la globalización ha ido penetrando progresivamente en la forma de vida del pueblo dominicano, ésta ha pasado a ser más que un proceso de ampliación económica y de apertura a nuevos mercados, sino, que también ha impactado hasta el idioma de países hispanohablantes y RD no ha sido la excepción.
La llamada transculturización ha sido un proceso iniciado desde varias generaciones atrás, que sutilmente ha cambiado y se ha hecho palpable con más claridad en la actualidad, no solo en los nombres de negocios, también en celebraciones que no tienen nada que ver con nuestra cultura, y en el fondo, como dominicanos, no tienen un significado trascendental ni histórico.
Aprender otros idiomas es importante y necesario en este mundo tan competente, y sirve para que el individuo pueda abrirse puertas en su desarrollo, pero a excepción de los lugares con mucho auge turístico, es importante mencionar que de alguna forma se excluye, en su propio territorio, a aquellos ciudadanos dominicanos que no hablan el idioma, los cuales, sin ninguna sorpresa, son la mayoría.
El español, tal como lo declara la Constitución de la República, es nuestro idioma oficial. En ese mismo orden es lo que establece en el artículo 33 de la Ley General número 358-05 sobre los derechos del consumidor: “Recibir de los proveedores por cualquier medio de mensaje de datos, Internet, servicios de mensajería, promoción o cualquier otro medio análogo; una información veraz, clara, oportuna, suficiente, verificable y escrita en idioma español sobre los bienes y servicios ofrecidos en el mercado”.
Lo que se pudiera entender es que nuestro idioma está en una especie de debilitamiento, cuando la verdad es que éste cuenta con un sinnúmero de palabras, frases y expresiones que lo hacen sumamente rico para decir lo que se quiera transmitir.

Partiendo de esto se puede decir que se necesita tener una conciencia más nacionalista, para que en lugar de que nuestro idioma se vaya desgastando con el paso del tiempo, se haga más fuerte y darle el lugar que en nuestra cultura se merece, para que las generaciones venideras también sepan apreciar y darle un mejor uso al idioma que, ya sea que haya sido impuesto por el destino histórico, al pertenecer a esta región geográfica, nos tocó y nos define.