En Sala Ramón Oviedo: Clara Ledesma: ¡Cosmos & tiempo de los sueños!

En Sala Ramón Oviedo: Clara Ledesma: ¡Cosmos & tiempo de los sueños!

.Clara Ledesma. Pescadores. Óleo sobre tela, 1965. Colección Báez-Tavárez.

Naturaleza, magia, mito, interracialidad, el signo cultural identitario y lo real maravilloso, devienen manantiales nutritivos clave del cosmos sublime y deslumbrante de Clara Ledesma, exponente paradigmática del surrealismo latinoamericano del siglo XX con las mexicanas Frida Kahlo y Leonora Carrington; la brasileira Tarsila do Amaral y la cubana Amelia Peláez. Pero, el surrealismo de Clara Ledesma es propio y único, ya que la pureza y gracia inevitables de su obra, radican en los fértiles abismos de la poesía, los bordes metafísicos y el tiempo de los sueños…

La Sala Ramón Oviedo del Ministerio de Cultura, prosigue la misión que le concierne de revalorizar, difundir y proyectar las producciones artísticas más significativas de nuestro país al organizar una formidable muestra antológica de Clara Ledesma (1924-1999), compuesta por más de 60 obras, entre pinturas sobre tela y dibujos sobre papel, extraídas de la colección particular de Fernando Báez Guerrero y Nancy Tavárezde Báez.

Como “motivo de orgullo y compromiso” ha definido esta muestra Milagros Germán, ministra de Cultura, al resaltar los grandes aportes y la fructífera trayectoria de una de las personalidades icónicas las artes plásticas y visuales dominicana, además de exhortar a las nuevas generaciones a apreciar directamente la fuerza, vigencia y trascendencia de la obra de Clara Ledesma.

Reunir, seleccionar, poseer, conservar y compartir obras de arte, objetos y documentos más allá de su función y valor originales, devienen verbos clave y determinaciones propias de Fernando Báez Guerrero como coleccionista, ya que su pasión nace y se desarrolla desde una entrañable y efusiva conexión existencial con el arte.

La riqueza plástica y la misma calidad estética de cada una de las obras que integran el representativo extracto expositivo, revela la atención especial que vienen dedicando Nancy y Fernando Báez a la obra, trayectoria y personalidad creadoras de Clara Ledesma.

Le invitamos a leer: Museo de Arte Moderno: “Amaya, espacio, color, luz”

.Universo dual. Óleo sobre tela, 1981. Colección Báez-Tavárez.

En este sentido, apunta Gamal Michelen: “La colección de Fernando Báez, de obras acumuladas por años para responder a una necesidad interior que tiene el coleccionista de perseguir piezas, es principalmente de arte dominicano y, en el caso de la maestra Clara Ledesma, es particularmente generosa por abarcar etapas diversas de su producción”…

“Fernando ha conformado una valiosa colección conjugando la pasión del coleccionista que disfruta poseer un conjunto de piezas in crescendo, y la intuición inteligente del que sabe lo que persigue y debe adquirir”…

La mayoría de las obras de Clara Ledesma en la colección Báez-Tavárez, procede de prestigiosas galerías, casas de subastas y colecciones particulares de Santo Domingo, Estados Unidos, Canadá y Europa. Muchas de estas obras han sido incluidas en varias exposiciones significativas como “Huellas por la mar”, Galería Nacional de Bellas Artes (2010); “Poética de la línea y el color”, Universidad APEC (2011); “Colección Fernando Báez Guerrero/Un siglo de arte moderno en República Dominicana”, Museo de Arte Moderno/Centro Cultural Perelló (2014/2015) y “Clara Ledesma/Espejo de la memoria”, Museo de Arte Moderno (2015/2016).

Precisamente, en el contexto organizativo de la abarcadora y memorable antológica del Museo de Arte Moderno, Báez Guerrero, declaraba resuelto y entusiasta: “Una de mis artistas preferidas es Clara Ledesma. Me provoca extrema fascinación su universo de creaciones, pasando de un estilo a otro. De ella he logrado adquirir piezas de suma importancia, desde sus inicios como artista hasta que, motivada por las dolencias propias de su edad, siguió creando en contra de sus achaques” …

El radiante despliegue museográfico resuelto por Ingrid González en la Sala Ramón Oviedo, no sólo remarca el equilibrio y la excelencia de la selección, sino, también, los resultados más elocuentes de la consistente y providencial fascinación de Fernando Báez Guerrero por Clara Ledesma. Por ahora, resulta de rigor considerar el hecho revelador de la repatriación desde el exterior de obras clave de los años 70 y 80, así como sus más recientes adquisiciones, entre las que se incluyen obras paradigmáticas, ejecutadas por la artista entre las décadas de 1950 y 1960.

Puede leer también: El arte: Arma de transformación

En cada una de las obras de esta muestra, se aprecian la sutileza de la dicción plástica y el vuelo surreal; el trazo energético y encantador; la vitalidad de la policromía y la enigmática signografía que caracterizan el cosmos visual, imagético y metafórico de Clara Ledesma. Universo de insólita y fascinante polisíntesis expresiva que le consagra, reafirma y proyecta como la más imaginativa, lírica, mística y delirante entre las mujeres artistas dominicanas esenciales del siglo XX.

“Clara Ledesma: Colección Fernando Báez Guerrero”, organizada por el Viceministerio de Patrimonio Cultural; auspiciada por Seguros Reservas y coordinada por Leila Valenzuela, sigue abierta en la Sala Ramón Oviedo, hasta el 15 de julio, de lunes a viernes, de 9:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

Basada en un extracto representativo de la producción pictórica y dibujística ejecutada por la maestraClara Ledesma, entre 1952 y 1989, dicha muestra reclama una visita obligatoria y detenida de los creadores, estudiosos, promotores y amantes de las más depuradas y trascendentes manifestaciones del arte dominicano.