En San Valentín, Colombia blinda sus flores del narcotráfico

Bogotá. A principios de cada año, poco antes de la celebración de San Valentín, la policía de Colombia escudriña los pétalos, tallos y raíces de millones de rosas que luego serán enviadas a Estados Unidos, Europa y Asia para celebrar el Día de los Enamorados.

Casi 150 toneladas de flores salen cada día a bordo de más de 30 aviones entre enero y marzo, y se inspeccionan porque en años previos algunas cargas han estado “envenenadas”, como se conoce a las rosas infectadas por el narcotráfico.

Colombia es uno de los mayores exportadores de flores y hoja de coca del mundo, por lo que el Día de San Valentín es una oportunidad que los narcotraficantes aprovechan para enviar droga a otros países.

“Somos un objetivo indudablemente… Hay que tomar muchas medidas y constantemente hay que estar vigilando, pero yo diría que los casos que pasan por acá son mínimos”, aseguró a The Associated Press Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores, Asocolflores.

Desde que salen de los campos de cultivo, los camiones que transportan las flores están sometidos al control de la policía, explicó a la AP el coronel Julio Triana, comandante de la compañía de control aeroportuario en Bogotá.