Cervecería, columna del Soberano

Si los reglamentos lo estipularían, una empresa que merece el Gran Soberano, el máximo galardón de los Premios Soberano, es la misma Cervecería Nacional Dominicana (CND).
Cada año y con mucha prudencia, la CND no ha escatimado recursos para dar a los artistas y al público nacional e internacional, un espectáculo de gran calidad, belleza y finura, donde convergen el arte clásico y el arte popular en su máxima expresión. Como dije en la columna pasada, los Premios Soberano constituyen una fuerte columna de soporte artístico, cultural y turístico del país a través de cuyos ojos se ve lo que somos los dominicanos como música, baile, teatro y talento humano.
En 29 años que tiene la Cervecería auspiciando el galardón creado por la Asociación de Cronistas de Arte, cuya primera entrega fue en 1985, Premios Soberano se ha convertido en “marca-pais”, igual que el merengue, la bachata y el béisbol.
Sólo en la producción, desarrollo y transmisión del espectáculo trabajan más de 500 personas entre artistas, técnicos, talentos y periodistas, beneficiando a más de 500 familias. A partir del 2003, el espectáculo que sirve de marco para la entrega de las estatuillas, ha ido creciendo en términos de audiencia, al punto que desde 2004 su rating no ha bajado de 15, por lo más popular que sea una transmisión de televisión, lo máximo que llega a marcar es 3. ¡Arriba Premios Soberano!