Encabeza masiva marcha

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/CDF93040-654C-4511-BCAE-4A8A74CC1891.jpeg

MEXICO(AFP) – El candidato presidencial de la izquierdista coalición Por el Bien de Todos de México, Andrés Manuel López Obrador, reunió ayer a más de 1,2 millones de personas que fueron invitadas por el político a instalar 47 campamentos permanentes en la capital, en apoyo a su protesta por un presunto fraude en los comicios. La iniciativa fue aprobada por aclamación en un mitin realizado en el Zócalo (plaza principal) de la Ciudad de México, donde llegó López Obrador después de realizar una multitudinaria marcha por las principales avenidas de la metrópoli.

El político y sus simpatizantes se quedarán en las calles “en asamblea permanente”, a la espera del fallo del Tribunal Electoral, que debe resolver la impugnación de los comicios realizada por el colectivo de izquierda.

“Les informo que yo también viviré en este sitio mientras estemos en asamblea permanente, sé que no es sencillo ni fácil lo que les estoy proponiendo pero es lo que sentimos más conveniente para nuestra causa”, apuntó López Obrador.

Los campamentos se sujetarán “a la idea de la resistencia civil pacífica, en el marco de la no violencia”.

El aspirante presidencial, que no detalló si sus seguidores bloquearían las calles en su protesta o si éstos se instalarían sobre las aceras, convocó a intelectuales y artistas para que organicen eventos culturales en dichos campamentos. “Llamo a intelectuales, a artistas y a trabajadores de la cultura a organizar talleres, a organizar exposiciones culturales (y) foros de lectura de poesía”, pidió.

López Obrador, que quedó segundo en los resultados electorales que le dieron una ventaja de 0,58% al candidato conservador Felipe Calderón, exige al Tribunal que recuente los votos debido a un presunto fraude en su contra.  El aspirante presidencial había congregado a más de 200.000 personas seis días después de las elecciones, y alrededor de 800.000 a la semana siguiente, cifras que superó este domingo, aunque no alcanzó la meta de llegar a dos millones de manifestantes que su partido se había propuesto.

Antes de su iniciativa, el candidato reiteró que no pudieron ganarle “con votos, por eso se niegan a abrir los paquetes electorales” para un recuento. Agregó que no reconocerá la limpieza de las elecciones, aunque si se recuentan los sufragios aceptará el resultado en caso de no serle favorable. “Yo nunca voy a reconocer que esta elección fue limpia, fue equitativa, porque sería traicionarme a mí mismo, (…) pero le he dicho al candidato de la derecha que si se realiza el recuento de los votos yo voy a aceptar los resultados y voy a dejar de convocar a la gente”, enfatizó.

“México nuestro gran país no merece ser gobernado, y no lo vamos a permitir, (…) por un presidente espurio, por un presidente sin legitimidad, sin autoridad moral ni política”, sentenció.

La coalición Por el Bien de Todos retó la semana pasada al candidato conservador a que se una a la petición de que el Tribunal Electoral recuente los votos, pues si esto no sucede “quedarán para siempre la sospecha o la certidumbre” de un fraude.

Además de esa estrategia jurídica, el político de izquierda lleva semanas encabezando su defensa en los medios de comunicación.

“Yo soy el presidente de México (…), en el recuento yo gano la elección, a pesar de todo el fraude del Estado, nosotros ganamos el 2 de julio”, aseveró López Obrador a la cadena Univisión.