Encarnación vuelve a pegar par de bambinazos

AZULEJOS-MEDIAS ROJAS

Houston (EEUU). El toletero dominicano Edwin Encarnación sigue jugando con bate explosivo y por segundo día consecutivo pegó par de cuadrangulares que lo dejaron como el jugador latinoamericano más destacado en la jornada del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

Su compatriota el guardabosques Marcell Ozuna también quiso brillar con luz propia y pegó grand slam.   Encarnación conectó dos jonrones por segundo día consecutivo y dirigió a los Azulejos de Toronto a una victoria por 6-4 sobre los Medias Rojas de Boston, en duelo de equipos de la División Este de la Liga Americana.

El toletero dominicano, que llegó a los 13 jonrones, inició su castigo en el segundo episodio sin corredores en el camino al cazar la serpentina del abridor Clay, sin “outs” en la entrada.

Sólo un episodio más tarde volvió a enfrentar a Buchholz y repitió la acción de sacar le pelota del campo, con un corredor en los senderos.   Encarnación suma siete jonrones en los últimos seis partidos, y registra la primera vez que un jugador de los Azulejos tiene cuatro juegos en un mes pegando al menos dos cuadrangulares, y el primero en las mayores desde que lo hizo Troy Tulowitzki en septiembre del 2010.

El dominicano suma 15 juegos con al emnos dos vuelacercas en su carrera, cuatro de ellos en la presente campaña.   El guardabosques dominicano Ozuna pegó grand slam y los Marlins de Miami apalearon 14-5 a los Filis de Filadelfia.

Ozuna (7) castigó con batazo de cuatro esquinas en el séptimo episodio para vaciar la casa.   El dominicano sacó la pelota del campo cuando la casa estaba llena ante los lanzamientos del relevo Jeff Manship, en momentos en que el lanzador trataba de sacar el tercer out de la entrada.

El primera base dominicano Albert Pujols sacó la pelota del campo y los Angelinos de Los Ángeles vencieron 2-1 a los Astros de Houston.   Pujols (13) pegó de cuatro esquinas en el sexto episodio sin corredores en el camino.   El dominicano mandó la pelota a la calle contra los lanzamientos que le hacía el abridor Collin McHugh, sin compañeros en base cuando había sólo un out en la entrada.