Encuentran bomba de la Segunda Guerra Mundial en aeropuerto holandés

LA HAYA.AFP. Hoy por la mañana el aeropuerto holandés protagonizó los titulares de los telediarios tras descubrirse una bomba de la Segunda Guerra Mundial, lo que ocasionó la evacuación de una parte de la terminal C, de donde salen los aviones hacia los países del espacio Schengen.

El artefacto explosivo fue trasladado al exterior del aeropuerto, que recibe una media de entre 120.000 y 140.000 pasajeros por día, para permitir a los artificieros holandeses estallar la bomba con seguridad.

La compañía de bajo coste Vueling es la cuarta española por número de viajeros transportados y la número uno en el aeropuerto de Barcelona.

Desmiente secuestro de avión. Las autoridades holandesas creyeron que un avión de la compañía española Vueling que volaba desde Málaga (sur de España) hacia Amsterdam había sido secuestrado este miércoles tras perder temporalmente la comunicación con el aparato, que aterrizó escoltado por dos F-16 en el principal aeropuerto de la ciudad. “Lo que ocurrió es que cuando el avión se aproximaba hubo una pérdida de comunicación temporal, muy puntual, pero solo eso es suficiente para que el aeropuerto active un protocolo de seguridad”, aseguró a la AFP un portavoz de la compañía de vuelo de bajo coste.

El portavoz desmintió inmediatamente una posible toma de rehenes a bordo del aparato, después de que la gendarmería del aeropuerto holandés hubiera mencionado esta posibilidad hacia las 14H00 (12H00 GMT) y que un importante dispositivo de seguridad se hubiera puesto en marcha.

El aparato, que despegó de Málaga (sur de España) y transportaba 180 pasajeros, aterrizó en Amsterdam-Schiphol tras ser escoltado por dos F-16 desde su entrada en el espacio aéreo holandés, explicó a la AFP Martijn Peelen, un portavoz de la gendarmería del aeropuerto.

Los negociadores de la gendarmería se aproximaron al avión, un A320, después de que aterrizara, pero el piloto, que salió del aparato les tranquilizó y les dijo que todo iba bien, según la misma fuente.

Los pasajeros fueron trasladados en autobús hasta una terminal del aeropuerto holandés.

“Cuando recibimos la información de que un avión se dirigía hacia el aeropuerto acompañado de dos F-16 del ejército y que no era posible contactar con el piloto, estuvimos obligados a seguir un protocolo”, subrayó Peelen.

Un pasajero, citado por la televisión pública holandesa (NOS), dijo que “no pasó nada en el avión” y que el aparato describió varios círculos en el aire antes de aterrizar.

“Una vez en tierra, el piloto nos dijo que no ocurría nada especial (en el avión, ndlr), pero que pasaba algo en el aeropuerto”, añadió el mismo pasajero. Por su parte, un periodista de NOS aseguró que el piloto había indicado en un primer momento que todo iba bien, citando las conversaciones por radio entre el avión y la torre de control.

Cuando los F-16 llegaron a su lado, el piloto preguntó a la torre de control si su avión debía desviarse, según la misma fuente.