Encuentro de poética emergente

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/A7771886-EDAF-4B17-A154-8F4D286A202B.jpeg

Haina transita entre el presagio de lo divino y el recuerdo de la otrora zafra azucarera productora de signos, símbolos y sonidos en la identidad local. Hoy voces “jaineras” se unen en un escenario poético, denominado Zafra de Poemas al Tiempo Muerto.

Se trata, según explicó Darío Solano, del grupo Quincenal, tertulia de diálogo y reflexión cultural, de un reencuentro con una poética aficionada y emergente que busca incesantemente redescubrir el potencial de la poesía local, y abrirse paso en el campo de la globalidad literaria dominicana.

A juicio de Solano es un encuentro fundamentado en poemas inéditos, algunos diluidos o añejados por el tiempo, escondidos en cuadernos viejos, en papeles poco leídos y difundidos. “Es una apuesta a construir colectivamente un discurso poético de diálogos con lo interior. Intercambiar con las individualidades artísticas creadas en los márgenes de los circuitos literarios instituidos”.

Dijo que este encuentro es también una forma de abrir campos de contactos para intercambiar con generaciones de creadores que han marcado referencias poéticas en el país. Lo que se reúne aquí es una suma de intereses diversos en la panorámica de la belleza del lenguaje, para dedicarle ahora, un tiempo mínimo de calidad a la formulación de la poesía, que se manifiesta en la pluralidad discursiva de lo cotidiano, de lo amoroso, de lo místico, de lo metafísico y de lo ambiental.

“Hacemos una muestra de una creación poética en germen desprovista de ínfulas o pretensiones acabadas, que surge y se desarrolla en una profunda libertad del ser en los paralelos de las reglas que se imponen al oficio del poeta”, explicó Darío Solano.

Sostuvo que las poesías serán leídas y cantadas por sus autores y autoras, compartiendo contextos, textos y los conceptos de la creación personal. “Esta primera entrega tiende a dejar atrás la clandestinidad de esa poesía local, salir de la automarginalidad del caminar solitario, hacerla trascender a lo universal, romper con un anonimato, casi impuesto, ante el temor de las grandes ciudades de canteras de literatos. En fin, alimentar al espíritu de nuestros adentros”.

Para Solano, la búsqueda emblemática, epidérmica y representativa del ser comunitario se hace impostergable ante la urgencia de romper con los estúpidos silencios. “Este juntar contribuye al arribo de la eternidad en ese caminar”.

Para los organizadores de este evento será una noche de carta de presentación para la mayoría, y para otros de afirmación. Pero también, de declaraciones amorosas recordadas y de solidaridades poéticas humanizantes.

Entre los participantes están Luis Concepción, Milqueya Monteagudo, Francisco Abreu, Manuel Payano, Darío Solano, Carlos Arías, Florentina Villanueva, Bienvenido Walther, Ramón de las Mercedes, Adolfo Paredes, Apolinar Méndez, Eskie Brito, Vinicio Alonso Carrasco.