Encuentro Económico. Buscan asociar artesanos para vender al mercado turístico

A1

La Dirección de Fomento y desarrollo de la artesanía (Fodearte) está promoviendo la asociación de artesanos para que puedan mejorar sus unidades productivas y aprovechen mejor el mercado turístico.
El director de la entidad, Miguel Pimentel Schouwe, dijo que los dos últimos años han trabajado en el programa Unidades Productivas Artesanales (UPA), donde trabajan con las comunidades el desarrollo de la artesanía para conquistar el sector turístico y vender un producto que promociones la identidad cultura dominicana.
Destacó que el año pasado se vendieron alrededor de US$400 millones en productos que están dentro del sector artesanal, pero que incluye tabaco, rones, artesanías espirituales, cerámicas, alfarería, tallado en madera, bisutería, ámbar, larimar, entre otros productos. Indicó que estás cifras podrían ser muy superiores pero se necesita más empoderamiento y asociatividad de los artesanos.
Dijo que están visitando las comunidades de las zonas turísticas para que puedan desarrollar productos artesanales con las materias primas que se encuentren en la zona. Esto se hace a través de un intercambio con la comunidades, donde expresan los diferentes tópicos de su cotidianidad ya sean arquitectónicos, social, folclórico o personajes de la comunidad.
Pimentel explicó que el proyecto UPA tiene como objetivo impulsar la incorporación de las comunidades en la actividad productiva, proporcionándoles las herramientas necesarias que impulsan al desarrollo comunitario local y el bienestar familiar.
Para esto se imparten cursos y talleres en diferentes técnicas y oficios artesanales para el desarrollo y comercialización de productos acordes con la región y su identidad. Además se presta asesoría en el diseño artesanal y se enseña aspectos administrativos así como mercadeo y comercialización
“Con esto proyecto buscamos hacer que las comunidades comiencen a insertarse, no de manera individual sino como asociaciones, y que trabajen de forma colectiva. Porque de la única forma que se puede contrarrestar que exista más artesanía importada que la dominicana es que los artesanos aprendan a trabajar en conjunto”, expresó al participar en el Encuentro Económico junto a Rafael Aristy, encargado de recursos humano; Mabel López, gestora artesanal de la entidad, y Juana Emilia Duval, encargada del proyecto UPA Pejeca.
Pimentel indicó que para lograr la asociatividad se necesita un cambio generacional, para que los artesanos aprendan a trabajar en equipo y que puedan abastecer la demanda de los turistas.
Agregó que con los artesanos asociados se puede trabajar en serie, lo que permitirá que unidos tengan más capital y trabajen más rápido.
Proyectos en desarrollo. El director de Fodearte expuso que están trabajando tres proyectos UPA que utilizan madera que sobra en los talleres de ebanistería, es decir que aquello que es considerado basura para un sector está siendo aprovechado por artesanos para crear hermosas y únicas piezas de artes.
Pimentel dijo que se ha creado la Asociación de Artesanos de Cabrera, quienes con madera reciclada han creado el producto llamado Pejeca, que consiste en unos peces en madera con colores llamativos con los que crean productos como porta tarjeta, porta lapiceros, porta llaves, porta servilletas y más variedad.
Juana Emilia Duval, encargada del proyecto UPA Pejeca, expresó que este proyecto es integrado por siete mujeres que anteriormente solo se dedicaban a tareas domésticas y tienen hoy en día un taller. Sus productos han participado en ferias artesanales con muy buena aceptación y están en busca de ser vendidos en hoteles de Río San Juan, Cabrera y en el este del país.
Pimentel destacó que ahora muchas personas están pidiendo que se abran nuevamente las capacitaciones porque están muy interesados también en ser artesanos. Pero pronto iniciarán la segunda etapa de los talleres para aprender a trabajar en serie.
“Ahora mismo tienen un pedido en Juan Dolio y en esta semana tenemos una cita con un hotel del este para mostrar el Pejeca, y están en negociación pedidos más grandes”, dijo.
También han creado la Asociación de Artesanos de San Pedro de Macorís, que también crea productos con madera reciclada con la imagen de los Guloyas del grupo folclórico de esa provincia que es considerada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
Pimentel destacó que un producto que están trabajando es el diseño con madera sobrante de los ebanistas de las famosas guaguas plataneras, el típico camión del país que vende diferentes vegetales y frutas y lleva sus letreros vistosos para llamar la atención de los compradores.
Indicó que la idea es rescatar elementos de la vida cotidiana de los dominicanos y crear artículos artesanales.
Semillas o cuentas secas. Fodearte está trabajando con el Ministerio de Medio Ambiente para estudiar la posibilidad de utilizar semillas o cuentas secas en la elaboración de artesanías, pero sin que esto lleve a escasez de una planta o que la abundancia de algún cultivo lleve a daños de otras especies. Entre estas semillas se encuentran Anon, Peonía, Flanboyán, Samo, Ojo de Buey, Nogal entre otros. Estas pueden ser utilizadas en productos artesanales como pulseras, collares, aretes, entre otras.
Juguetes elaborados en RD. Fodearte también está trabajando con la Asociación de Ebanistas Dominicanos (Asebadom) quienes han iniciado el Proyecto de Juguetes Artesanales de Madera (Projugart), utilizando los excedentes de la madera de los trabajos realizados en su taller ubicado en Guayacanes, Puerto Plata.
Con este proyecto buscan contribuir al desarrollo del sector artesanal, creando empleo formal en jóvenes, incrementando la formación de Mipyme y contribuir con el cuidado del medio ambiente, pues se usa madera reciclada. A la vez buscan mejorar el desarrollo psicomotor de la niñez.
Pimentel indicó que el proyecto va enfocado en dos vertientes: la primera, que los juguetes en madera que son utilizados en la educación inicial tanto en escuelas, estancias infantiles y colegios sean suplidas por artesanos dominicanos. Y segundo que en las escuelas se enseñe a crear estos juguetes como una forma de enseñar artesanía como oficio y a la vez contribuir al desarrollo de habilidades y aptitudes en los estudiantes.