Encuentro Económico
Las ventas inmobiliarias turísticas se recuperan de la caída tras  la crisis

http://hoy.com.do/image/article/417/460x390/0/C4E965A5-7DD3-459D-B489-F9D67F802F98.jpeg

Las ventas inmobiliarias en el sector turístico han comenzado una recuperación en los últimos dos meses, después de su caída a causa de la crisis financiera internacional.

Así lo declaró el presidente de la Asociación Dominicana de Empresas Turísticas Inmobiliarias (ADETI), Juan Bancalari. Explicó que ahora hay cinco propiedades y una persona y antes había cinco personas y una propiedad, debido a la  desconfianza que generó a nivel mundial la banca de inversión y otros medios de inversión financieros en los grandes países, que llevó al sector inmobiliario turístico a una caída  brutal a finales de 2008.

“Se ha sentido en los últimos meses mejoría de inversión y ventas. No es el mismo ritmo que a principios de 2008, pero van marchando las ventas, y eso es altamente positivo”, dijo Bancalari, quien participó de invitado en el Encuentro Económico del HOY.

El sector turístico inmobiliario es prácticamente nuevo en el país y ha tenido un gran éxito y crecimiento que, según Bancalari, seguirá creciendo en el futuro, porque el país es altamente atractivo para el turismo, por su ubicación y su oferta de inversión.

“Muchas personas vienen al país con un deseo de invertir”, puntualizó.

Actualmente hay casi seis mil viviendas turísticas   en construcción  por las once  empresas miembros de ADETI, pero hay muchos más proyectos de otras empresas. Existen entre 12 ó 15 mil viviendas turísticas ya construidas en el país.

Bancalari catalogó el 2007 como el mejor año para el sector.

Explicó que las empresas turísticas inmobiliarias tienen un efecto multiplicador  para la economía, pues  los turistas que adquieren las viviendas se quedan en el país y emplean dominicanos para diversos oficios, además de traer más visitantes de sus países.

El presidente de ADETI resaltó que uno de los factores que ha apoyado el crecimiento de este sector es   la iniciativa de dar a conocer el país con publicidad a nivel internacional, los proyectos privados que han dado gran promoción, que muestran a República Dominicana como un destino de inversión de lujo de alto nivel.

Bancalari citó además que se ha hecho una infraestructura envidiable en el Caribe.

“No hay ninguna isla que se compare con nosotros en cuanto a la cantidad de campos de golf y  marinas, además de una estabilidad política y social que debemos conservar a rajatablas”expresó.

Agregó que aunque los precios en el país  han ido subiendo, se mantienen muy competitivos respecto a los de los demás países del  Caribe.

Dijo que el sector inmobiliario turístico ha ampliado la diversificación de la oferta del país, donde   ya no solo se ofrecen paquetes todo incluido sino facilidades para quienes quieren  vivir aquí de manera transitoria.

El presidente de ADETI manifestó  que se puede hacer mucho más para mejorar el turismo de República Dominicana, tanto del lado de las instituciones públicas como también de las  entidades del sector privado.

RD se convierte en destino de golf

El presidente de la Asociación Dominicana de Empresas Turísticas Inmobiliaria (ADETI), Juan Bancalari, destacó que en el país han sido construidos excelentes campos de golf,  diseñados por reconocidas personalidades a nivel mundial, lo que lo coloca como un destinos de primera categoría.  

 Consideró que en el Caribe no hay campos de golf comparables con  los de República Dominicana.

Resaltó que se han realizado inversiones económicas de más de 10 millones de dólares en la construcción de un sólo campo de golf.

Recordó que en el país se han  realizado importantes torneos de golf que son proyectados a nivel mundial, como el Cap Cana Champioship de la PGA, realizado el año pasado en  el   campo de golf  Punta Espada, de Cap Cana.

En diciembre del 2008 la Asociación Internacional de Tour Operadores de Golf escogió a la República Dominicana  destino golfístico del año en Latinoamérica y el Caribe.

El país cuenta con 32 campos de golf.