Encuentros
Mujeres ejemplos

Una mujer es la historia de lo pequeño, lo trivial, lo cotidiano, la suma de lo callado…la historia de muchos hombres. Una mujer es la historia de su pueblo y de su raza. Y es la historia de sus raíces y de su origen, de cada mujer que fue alimentada por la anterior para que ella naciera una mujer es la historia de su sangre.” Marcela Serrano, Antigua vida mía

Las competencias de cuerpos  esculpidos a base de dinero, de mujeres que ofrecen sus cuerpos a cambio de favores; de mujeres cuyos escasos cerebros son carcomidos por la belleza fabricada, me deprimen y me enfurecen. Para disminuir el enojo pienso en las mujeres que vivieron para legarnos una herencia distinta. Mujeres que gracias a poseer extraordinarias voluntades rompieron los moldes aprendidos e impuestos. Mujeres que no quisieron seguir trillando el camino indicado por la costumbre, los hombres  y la sociedad quisieron que trillaran. Mujeres que cambiaron del rumbo aprendido o impuesto para hacerse presentes en la sociedad de su época. Mujeres que elevaron sus voces para luchar en contra de la discriminación y la exclusión. Mujeres que gritaron para hacerse escuchar en una sociedad que quería callarlas. Esas mujeres hicieron que sus vidas se caracterizaran por luchas y sacrificios. Ellas nos dejaron sus huellas y nos dejaron la antorcha para que nosotras siguiéramos construyendo el camino que ellas nos despejaron.

Elise Building. Decía que la historia debía ser escrita otra vez, transitar de nuevo por los caminos de la vida para hacer aparecer a la mujer, sujeto histórico olvidado, a pesar de que las grandes transformaciones de la historia no se hicieron. Lamentablemente, en el relato de los acontecimientos y  la reconstrucción de los sucesos sólo aparecen hombres. Muchas mujeres más han hecho sus aportes a la historia y durante siglos sus nombres han sido borrados de las escrituras de la historia. Se impone la tarea de rescatar y hacer visible el protagonismo social de la mujer en el mundo. Así como en Francia, Bolivia, España o Perú, nuestra República Dominicana ha tenido también sus mujeres protagonistas. 

 En la gesta de Independencia, las mujeres dominicanas jugaron papeles preponderantes: María Trinidad, Doña Manuela Diez, Doña Josefa Antonia Pérez, doña Chepita, la madre de Juan Isidro Pérez, quien a sabiendas del riesgo que asumía, ofreció su humilde morada como centro de operación de los revolucionarios.  Pero hubo también mujeres que se destacaron en los campos de acción como Juana Saltitopa, María Rosa Montás, Petronila Abreu de Delgado, Altragracia Abreu de Ravelo, Francisca Javier Castillo, Josefa Brea, Ana Valverde, entre otras. 

 El siglo XIX también nos dejó el legado de la Gran Salomé Ureña, la poetisa nuestra que desde niña vivió las angustias de su propio tiempo. Las puertas de su vivienda debían permanecer cerradas por el temor de que una guerra improvisada se hiciera cargo de sus bienes. Y mientras los unos subían al solio presidencial y los otros bajaban, la poetisa se preguntaba sin cesar  ¿Qué es la patria?  Las respuestas ofrecidas no le eran convincentes. La búsqueda de respuesta estuvo presente en sus poesías.

En el siglo XX, contamos con mujeres valiosas, que dieron ejemplo de lucha y compromiso. Mujeres que se comprometieron políticamente, como Ercilla Pepín, que ganó su lugar en la historia batallando en las aulas y en las calles.  Y pienso hoy también en Abigail Mejía que luchó hasta el cansancio por conquistas políticas de importancia. Gracias a ella y otras mujeres tenemos nosotras el derecho al voto.Pienso en la siempre eterna Minerva Mirabal, bella, inteligente, culta y valiente. Pienso en sus hermanas que resquebrajaron esquemas y lucharon contra el tirano.  Hoy contamos con valiosas mariposas, quizás algunas en el olvido injusto Van mis memorias a las eternas heroínas de la vida: Dedé Mirabal, Sina Cabral, Josefina Padilla, y Gladys Gutiérrez, entre otras muchas más, que merecen todo el respeto y la admiración.

¡Vivan las mujeres ejemplos! ¡Abajo las mujeres de belleza artificial! ¡Abajo las que venden su cuerpo para ascender! ¡Abajo las que asumen los patrones masculinos para progresar! ¡Abajo las mujeres de belleza hechas con dinero!

mu-kiensang@hotmail.com
mu-kiensang@pucmm.edu.do