Endulce su Nochebuena con el cake de Navidad

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/3C998F00-B767-433A-8005-63F21D18C47E.jpeg

El “cake” de Navidad no es una tradición dominicana, pero poco a poco se ha ido colando en el menú navideño, convirtiéndose así en otro de los manjares que disfrutamos por estos días.

De hecho, siempre se ha señalado el pastel como el elemento definidor en las fiestas y, siendo diciembre la fecha en que celebramos con más intensidad en el año, ¿por qué no tener un bizcochito para compartir?

Este postre, que puede prepararse de diferentes formas,  siempre tendrá como ingrediente principal los trozos de fruta que son los que le dan el toque característico de la época.

Una tradición foránea

Según la maestra en repostería Miriam de Gautreaux, la costumbre de consumir bizcochos en las fiestas de Navidad es una práctica introducida al país por el flujo migratorio tanto de los extranjeros que nos visitan, como de los nativos que visitan otros países y traen consigo estas tradiciones foráneas.

“No es un dulce dominicano, ni es  permanente. Ha sido introducido, al igual que el turrón de Alicante, que tampoco es nuestro, pero ha sido muy bien acogido”, dice Gautreaux.

Añade que años atrás los cakes de Navidad que se consumían venían en latas, y lo mismo sucedía con el panetone, un bizcocho de Navidad italiano.

Pero con el paso del tiempo, su consumo se fue intensificando hasta que las reposterías criollas se vieron en la necesidad de comenzar a producirlo localmente.

Por supuesto,  nadie está en desacuerdo, sobre todo por tratarse de un manjar tan delicioso.

Lo mejor es que puede realizarse de diferentes maneras, siempre manteniendo la tradición de las frutas cristalizadas y las frutas secas que son la principal característica de estos bizcochos. Según la experta, la variedad de masas utilizadas es muy notoria y últimamente también se están preparando rollos con rellenos como el dulce de leche, además de  muchas frutas cristalizadas y secas.

Otros tiempos

Gautreaux dice que la costumbre de comer bizcochos de Navidad se sigue de unos veinte años hacia acá. Y hace memoria de otros postres que sí son criollos y cuyo consumo se ha abandonado por completo.

“A principios del siglo pasado la costumbre en Navidad era comer pan de fruta, lerenes y “manicongo”, que era una especie de harina de negrito. En la mesa de Navidad se servía una fuente llena de pan de fruta como parte del menú de ese día”, narra Gautreaux.

Pero lamentablemente, estos “postres” no encuentran mucha cabida en el menú moderno, de hecho, pudiera decirse que han desaparecido por completo del menú navideño dominicano.

Recetas

Bizcocho de Navidad

2 tazas de azúcar, 1/2 libra de mantequilla, 1/2 taza de miel o melaza, 1 cucharada de ralladura de naranja, 2 cucharadas de polvo de hornear, 1 cucharada de canela molida, 5 huevos, 1 1/2 taza de jugo de naranja,  2 1/2 tazas de harina,  1 taza de pasas, 1 taza de almendras, nueces y avellanas (coquitos), 1 taza de  frutas, picadas, (uvas, manzanas, peras…), 4 cucharadas de ron o licor

Preparación.  Acreme la mantequilla y luego agréguele el azúcar, y la miel y  bata hasta que esté cremosa. Añada los huevos uno a uno. En un recipiente aparte, mezcle la harina con el polvo de hornear, y agregue la canela; únalo con la mezcla de mantequilla, alternando con el jugo, y por último, eche la ralladura y el  ron. Engrase un molde y agregue a la masa todos los demás ingredientes faltantes. Lleve al horno a 350 grados  por una hora. Voltee cuando esté frío  y  decore con cerezas o a su gusto.

Plum-cake de frutas o bizcocho navideño

4 huevos, 275 gramos de harina, 225 gramos de azúcar, 1 cucharadita de levadura en polvo, 150 gramos de frutas confitadas, Mantequilla, 1/2 copita de ron

Preparación.  Coloque 200 gramos de mantequilla en un recipiente. Añada el azúcar y bata la mezcla. Cuando alcance el punto de pomada, incorpore los huevos de uno en uno y sin dejar de batir, añada 250 gramos de harina tamizada con la levadura y remueva con movimientos envolventes.  Riegue las frutas con el licor, déjelas en remojo 30 minutos y escúrralas. Póngalas en el tamiz, espolvoréelas con 25 gramos de harina y sacúdalo para retirar la que sobre.  Agregue las frutas a la masa y remueva.  Vierta en un molde alargado forrado con papel de hornear engrasado con mantequilla.  Deje durante 45 minutos en el horno precalentado a 180º.  Pinche antes de sacar, si ve que está crudo, deje unos minutos más. Desmolde, deje enfriar y espolvoree con el azúcar glass y las frutas. Si pone el papel de horno, desmoldarlo resultará muy fácil, luego solo retire el papel, y listo. Unte el molde con mantequilla, y pegue bien el papel para que quede lo más liso posible, y no salga el bizcocho con arrugas.