Enfermedad renal crónica, ¿Puede mi alimentación mejorar o empeorar mi salud?

Enfermedad renal crónica, ¿Puede mi alimentación mejorar o empeorar mi salud?

Enfermedad renal crónica, ¿Puede mi alimentación mejorar o empeorar mi salud?

Por: Dr. Ricardo Marte- Nutriólogo Renal y Metabólico/@nutricionoptimard

El pasado 10 de marzo 2022, se celebró el Día Mundial del Riñón, “Salud renal para todos”. El propósito de esta campaña es concientizar a los profesionales de la salud, personas con enfermedad renal y al público en general sobre la importancia de la enfermedad renal crónica (ERC).

El lema de este año 2022 es “Aumentar el conocimiento para mejorar el cuidado renal”.

La alimentación saludable no es solo una recomendación en la ERC y en otras enfermedades, sino que junto a la medicación que se prescribe, la dieta es parte importante del tratamiento.

La American Kidney Fund define la alimentación nefrosaludable como, “un plan de alimentación que ayuda a evitar que los riñones sufran más daños”.

Lee más: El impacto de la diálisis peritoneal automatizada

Este plan alimentario incorpora alimentos que no sobrecarguen los riñones y restringe otros para que no se acumulen ciertos minerales y sustancias tóxicas en el organismo.

La enfermedad renal crónica se asocia a un alto índice de morbi-mortalidad, altos costos y a una mala calidad de vida para quienes la padecen y sus familiares.

Uno de cada 10 adultos en el mundo padece esta enfermedad con un aumento exponencial de la mortalidad. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que las enfermedades renales serán la 5ta causa de muerte en el 2040.

El tratamiento integral del paciente con ERC incluye la intervención nutricional como eje fundamental de la atención al paciente.

Desde los estudios iniciales hasta la enfermedad renal terminal y el tratamiento sustitutivo (diálisis) la dieta se dirige a revertir, retrasar y evitar la desnutrición.

Más

La dieta en la ERC durante los estudios iniciales incluye una gran variedad de cereales, frutas y vegetales frescos. El suministro de energía va a provenir de los hidratos de carbono y las grasas.

No obstante, debe reducirse el consumo de grasas saturadas y altas en colesterol y predominar las grasas insaturadas y aceites como el de oliva y el proveniente de los pescados.

También leer: ¿Cómo podemos prevenir la enfermedad renal crónica?

La limitación de la ingesta de proteínas es un cambio fundamental para la preservación de la función renal y reducir la cantidad de sustancias de desecho circulantes en el torrente sanguíneo. La cantidad de agua a ingerir no se restringe siempre y cuando la producción de orina sea normal.

A medida que se desarrolle la ERC la dieta se irá adaptando. Los estudios más avanzados de la enfermedad requieren cambios en la proporción de los macronutrientes y algunos minerales.

La estrategia más importante para disminuir la carga en esta enfermedad es la prevención y el tratamiento en etapas tempranas.

Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo.

Escribe tus preguntas a: sodonuclim@gmail.com / @sodonuclim

Publicaciones Relacionadas

Más leídas