Enfermos de sida en China exigen ayuda oficial y derriban puerta

BEIJING. AP. Unos 300 enfermos de sida y sus familiares echaron abajo hoy la puerta principal de una oficina gubernamental en una ciudad en el centro de China, durante una protesta por las promesas no cumplidas de apoyo financiero.  

La manifestante Li Xia dijo que la Policía en la ciudad de Zhengzhou golpeó a algunos de los enfermos con porras luego de que el grupo se congregó fuera de la oficina del gobierno provincial de Henan y bloquearon la puerta principal para exigir una reunión con funcionarios.

Agregó que la Policía arrastró a un manifestante al interior del edificio gubernamental. “Queremos que el gobierno nos ayude”, dijo Li, quien, como muchos de los manifestantes, se contagió de VIH al vender sangre en 1995.

Decenas de miles de personas contrajeron el virus que causa el sida durante una escandalosa venta de sangre en Henan en la década de 1990, que muchos consideran mostró un fracaso en el liderazgo del gobierno.  

Había gente que les pagaba a los aldeanos para que vendiera su sangre, que luego extraían sin hacer pruebas de VIH ni de otras enfermedades, le quitaban el valioso plasma y luego inyectaban de nuevo la sangre a quienes la habían vendido.

Funcionarios gubernamentales encubrieron el problema durante años, lo que permitió la propagación del VIH, pues las personas estaban infectadas sin saberlo, por transfusiones contaminadas en hospitales.  

Según grupos activistas, los tribunales locales rechazaron las demandas de compensación, dejando a las víctimas del escándalo con pocos medios de conseguir alguna reparación del daño. Los enfermos y sus familias montaron una manifestación fuera de las oficinas de salud y edificios gubernamentales.  

Un funcionario de departamento local de asuntos civiles le dijo en abril al grupo que se manifestó el lunes que el gobierno atendería su petición en un par de meses, pero desde entonces se ha pospuesto el asunto repetidamente.