Enfrentan la delincuencia azota Haití

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/8EF133C6-D00D-40B3-80E3-0472A6E340D0.jpeg

Puerto Príncipe (EFE).- La Policía Nacional de Haití (PNH) realizó ayer una operación para combatir los secuestros en Cite Militaire, una de las zonas más conflictivas y peligrosas de Puerto Príncipe, donde se ha vuelto a recrudecer la violencia y los cadáveres se abandonan en las calles.

Una decena de efectivos de la PNH secundados por un vehículo de la policía de las Naciones Unidas inspeccionaron la zona, en la que se refugian algunos de los miembros de bandas armadas que operan en la capital haitiana.

La PNH retiró de una de las calles de Cite Militaire el cadáver de un hombre presuntamente abatido la noche anterior.

A poca distancia y también en el interior de Cite Militaire el cadáver de otro hombre asesinado y quemado era devorado con ferocidad por un grupo de cerdos.

Un vecino de Cite Militaire que prefirió mantener el anonimato relató a Efe que “se trata de un hombre que había sido secuestrado y que fue ejecutado por sus raptores”.

La inseguridad es uno de los problemas más acuciantes para el gobierno de Rene García Preval y la Misión de la ONU para la Estabilización en Haití (MINUSTAH).

El pasado viernes por la noche, dos soldados del batallón jordano de la misión fueron abatidos cuando regresaban de patrullar por la carretera del aeropuerto, en las proximidades de Cite Soleil.

El domingo hubo enfrentamientos armados entre miembros de bandas que operan en este gueto de Puerto Príncipe y soldados de la MINUSTAH.

Esta mañana, no muy lejos de allí, concretamente en la carretera nacional 1, que conecta el centro de la capital con el aeropuerto internacional, un grupo de soldados del batallón peruano de la MINUSTAH llevaba a cabo un control rutinario cuando comenzaron a dispararles.

El tiroteo duró unos 15 minutos y dejó desierta la carretera y la zona donde los peruanos habían establecido el control.

Los soldados peruanos se protegieron del ataque y no hicieron disparo alguno.

“A veces piensas que una de esas balas puede llevar tu nombre…”, comentó con resignación a Efe el soldado técnico Germán Gallata, integrante del batallón de 205 militares peruanos que sirven a la MINUSTAH.

Gallata lleva cinco meses de misión en el país caribeño y en diciembre regresará a casa con los suyos, lo que “será una gran alegría para mi familia, que está muy preocupada desde que llegué aquí”.

Desde hace algunas semanas la hostilidad de las bandas armadas y gran parte de la población de Cite Soleil hacia la MINUSTAH se ha incrementado notablemente.

“No queremos a la MINUSTAH en la ciudad. Aquí solamente vienen a traer problemas y disparar contra la gente. ¿Donde está la ayuda que nos prometieron?”, se quejó a Efe James Philippe, vecino del gueto más violento de Puerto Príncipe.

El Gobierno haitiano, encabezado por el primer ministro Jacques Edouard Alexis y el presidente Rene García Preval, encomendó a la PNH y la propia MINUSTAH el restablecimiento de la seguridad en estas zonas incontroladas de Puerto Príncipe.

Se espera que los operativos policiales y militares continúen en las próximas semanas.