Entidades sabían de la descarga de los desechos

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/23D0CAFE-FD27-461C-8A82-8D7C03B69678.jpeg

SAMANA. Las autoridades de Medio Ambiente y otros organismos del gobierno sabían que en Arroyo Barril se estaban depositando materiales residuales de plantas termoeléctricas de Puerto Rico, porque la Unidad de Gestión Ambiental Municipal de Samaná así se lo había informado.

José Icelso Baret Anderson, encargado de esa Unidad, dijo que hace más de un mes él había advertido sobre el informe de que se estaba depositando material residual que llegaba en una embarcación desde Puerto Rico.

“Cuando llegó la segunda vez el barco y me informaron de que nuevamente traía el material, yo me apersoné”, dijo Baret Anderson, quien agregó que “llamé a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y le informé de lo que estaba sucediendo”.

Asimismo, Baret Anderson dijo que le preguntó al comandante de puerto de entonces sobre el tema y le respondió que había informado a sus superiores.

Otra gestión hecha por el funcionario ambiental municipal fue con el señor Martín Bidó, quien representa a la empresa propietaria del cargamento y quien al preguntarle sobre las razones para depositar la carga allí, le dijo que tenía permiso de la Secretaría de Medio Ambiento, aunque nunca se lo mostró.

De acuerdo con Baret Anderson, hace 45 Bidó también le prometió entregarle resultados de laboratorio sobre el contenido del material que se deposita y que certificarían que no es nocivo al ambiente y las personas, pero aun los está esperando.

[b]EL SINDICO DE ARROYO BARRIL[/b]

La recién creada Junta del Distrito Municipal de Arroyo Barril, en la puerta de su edificación y el patio varias pilas del material traído desde Puerto Rico, pero el síndico no sabe si es dañino.

“Por supuesto que yo sabía, yo no conozco el material, ni su origen, solamente que nos explicaron era de tránsito que estaría aquí, eso es lo que sé”, mientras aclaraba que el material se lo regaló la empresa que lo trajo para “tapar hoyos”.

Dijo que Bidó le informó que eso era casi un cemento que le serviría para hacer hasta las calles y la gente de su comunidad se beneficia porque es una fuente de trabajo.

[b]OTROS ESTABAN INFORMADOS[/b]

El 1 de enero de este año la gobernadora Amada Manzueta fue informada por el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) de que una barcaza proveniente de Guayanilla, Puerto Rico, capitaneada por José Flores, transportaba material para construcción, en tránsito para ser procesado en un área aledaña al puerto, bajo responsabilidad de la naviera nacional Marítima Dominicana, S.A.

Según el informe del DNI, la embarcación tenía permiso de la Secretaría de Medio Ambiente, que ahora envía a sus técnicos para determinar si el material depositado es tóxico.

De acuerdo con el documento elaborado por el DNI, esa embarcación realizará otros 30 desembarques con material.

El permiso de traslado del material depositado en la dirección de Aduanas en Samaná está firmado, según consta en los archivos de esa institución, por el cónsul dominicano en Ponce, Héctor Castillo Félix.

No hay ninguna resolución municipal que autorice las operaciones del tratamiento al “rockash”, que se endurece con las aguas formando rocas, pero en las órdenes de embarcación aparece consignadas a nombre de la empresa Silver Spot Enterprises.

[b]EFECTOS DE LA DESCARGA[/b]

En Arroyo Barril ya han sido descargadas cerca de 50,000 toneladas de “rockash”, y sus habitantes dicen que su salud ha desmejorado y los árboles frutales tienen otro aspecto.

En cambio, una gran “alarma” ha causado aquí la denuncia del senador Ramiro Espino sobre el depósito del material de desecho sólido ubicado a 200 metros del área donde arriban las embarcaciones, en plena pleamar.

La señora Angela María Martínez, una ama de casa residente en Arroyo Barril narró con gran preocupación que desde hace más de un mes se está depositando el material en el lugar y eso le ha causado gripes y problemas respiratorios a varios menores, además de “ñáñaras” o problemas en la piel.

Dijo que ven el polvo elevarse con el viento en cada una de las descargas realizadas por la barcaza Wilnbulld303 que ya ha realizado seis operaciones en un viaje a la semana.

Mientras, María Ramírez, una comerciante de la localidad compuesta por alrededor de 15 mil habitantes adujo que los efectos del material depositado en los terrenos de la Autoridad Portuaria Dominicana lo sienten porque ha causado problemas en algunos menores de la zona.

“Yo escuché que una vecina de aquí tuvo que trasladar a sus niños para Santo Domingo, porque luego de eso del material, dizque no se le quitaba la gripe, aunque yo no sufro de eso”. La dama agregó con un dejo de preocupación que hay un mal olor a fango insoportable.

“Yo digo que ese mal olor a fango es de eso, porque de ante no se sentía, usted me entiende”, reveló la señora, mientras José Alejandro Javier, quien se identificó como agricultor, relató que ha observado cómo las matas de coco habían desmejorado luego de que se iniciara el proceso de depósito del material “tóxico”.

La barcaza con el cargamento de un polvo rocoso, color grisáceo estaba supuesto a llegar ayer a esta comunidad, pero no había anclado y nadie se atrevía a asegurar cuándo era que se produciría su nueva descarga, porque en ninguna de las oficinas marítimas de aquí tenían conocimiento sobre ello.

Ninguna de las autoridades de esta provincia se encontraban ayer disponible ya que el síndico Domingo Carrasco no estaba en sus oficinas y la gobernadora Amada Manzueta se encontraba en gestiones políticas en la ciudad de Santo Domingo.

[b]LA INVESTIGACION[/b]

Ayer se presentó al lugar donde se encuentran los desechos cloacales el Contraalmirante de la Marina de Guerra, Iván Alejandro Peña Castillo, destacado en la zona norte, con asiento en Puerto Plata, quien informó que estaba movido por la denuncia del senador publicada ayer por este diario.

El oficial militar tomó muestras de las sustancias supuestamente tóxicas que llevaría a laboratorio especializados hasta esperar que le muestren el tipo de material, procedencia y características del lodo cloacal.

“Ahora mismo mirando hacia allá me doy cuenta del lugar donde han depositando esas sustancias y esas son cosas que la maneja la Subsecretaría de Gestión Ambiental, que son las personas calificadas con los técnicos para dar cierto tipo de permiso con relación al transporte de sustancias como esa”, aseguró.

El militar no tenía conocimiento de que la institución fuera informada sobre el traslado del material tóxico, porque se le informa de la carga, pero a ellos no le dijeron qué tipo de material era este.

“Nadie sabe si se ha solicitado un permiso para una cosa y se ha traído otra, eso uno no lo sabe hasta que no se investigue”, relató el Contra Almirante Peña Castillo, encima de los desechos.

Dijo que daría un informe detallado a sus superiores en torno a la denuncia realizada la cual ha causado indignación, sorpresa y una variada cantidad de comentarios en esta población donde también se preguntan porque el legislador Espino tardó tanto para la denuncia.

Recordó que el Puerto Duarte, en cuyos terrenos están depositados los desechos, no están bajo su responsabilidad, porque es el comandante naval de Manzanillo hasta Samaná, mientras afirmaba que todo lo relacionado a la ley 3003 y la 305 le toca a ellos hacerla cumplir.