Entre eficiencia y el dispendio

Con un petróleo de costo desastrosamente alto, y otros factores encareciendo productos y servicios, es urgente  ahorrar combustibles. Paradójicamente, también procede aumentar producciones, como las de alimentos, atadas considerablemente al uso de hidrocarburos y otros insumos    cuyos precios se han disparado.

Sin consumir más gasoil y gasolina no podrían obtenersemás bienes de origen agropecuario, ni transportarse a los mercados locales y externos.

El país tiene que ser eficiente en el gasto, lo cual es forzosamente un asunto de los individuos en  particular  pero también un deber colectivo para  hacer crecer el uso de energía pero estricto apego al rendimiento. Al gobierno le corresponde establecer  reglas claras y efectivas que estimulen los usos energéticos que más favorezcan a la economía, tanto en el aspecto de la producción como en los  consumos esenciales.  Mover tractores, maquinarias, plantas eléctricas y medios de transporte de la vida productiva debe ser prioritario en esta crisis. Lo que jamás debe hacer el país es detenerse, ni ser más lento en sus actividades básicas,  porque el petróleo sea más caro.

Que florezca más la caña de azúcar incontenible

Drasticidades de la realidad de un Estado fallido, en lo que  se refiere a ser dueño de medios de producción, han empobrecido a zonas azucareras en Puerto Plata, Barahona, San Pedro de Macorís y sus entornos. La quiebra de ingenios estatales seguida de  deficientes privatizaciones, volvieron ociosas  extensiones de  tierra y desemplearon a muchos hombres y mujeres. Promisoriamente, la gramínea dejada de moler hasta ahora podría cobrar enorme valor, pues  la caña  de azúcar es el cultivo que más productivamente puede convertirse en fuente de energía sin conspirar contra la seguridad alimentaria.

Ha trascendido que  el proyecto  Vicini-Central Romana, nacido para activar algunos   centrales azucareros en la provincia de la Serie 23  comenzaría en mayo,  lo que  origina  excelentes presagios de siembras para lograr grandes  cosechas  y producir  etanol,  obtener azúcar y  generar electricidad en una región  de la geografía en el que había menguado la creación de empleos El pre anuncio de que habría una inversión inicial de 500 millones  de dólares para ese propósito resulta un campanazo con dulzor de guarapo.