Entre logros y obstáculos se cumplen 20 años del primer trasplante renal realizado en el país

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/098E1650-3400-4214-B67B-856DE1C2FE92.jpeg

POR MIRFAK ROWLAND
Lamentablemente, en nuestro país la institucionalización del trasplante renal de personas con muerte cerebral, como una manera de garantizar la vida de aquellos pacientes con insuficiencias renales crónicas, no se ha concretado aún.

Algunos especialistas atribuyen este hecho a la falta de interés y de disposición de colaborar por parte de las autoridades de salud, situación que ocasiona muertes innecesarias en pacientes cuyo trasplante podría ser su única alternativa de vida.

Con motivo de la conmemoración del 20 aniversario del primer trasplante renal de donante vivo realizado en el país, la Fundación Baquero, institución dedicada al servicio de los pacientes con problemas renales y a la promoción del trasplante de riñón, realizará una serie de actividades en pro de beneficiar a todas aquellas personas con este tipo de padecimiento.

Con la celebración de un simposio que contará con la presencia de nefrólogos extranjeros y la realización de una jornada científica, los días 1 y 2 de diciembre, la entidad busca celebrar la vida de quienes han tenido la dicha de ser trasplantados y llamar la atención de aquellos interesados en mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Según el doctor Nicolás Rizik, cirujano de trasplantes y miembro de la fundación, una de las razones por las que no se realizan más trasplantes en el país es por  el hecho de que todavía no se ha puesto en vigencia la Ley de Trasplantes Renales, mientras que el Instituto Nacional de Coordinación de Trasplantes, entidad encargada de canalizar esta acción, todavía es una “entidad fantasma”, y prueba de esto es que en la actualidad no tiene ningún incumbente.

“Si esta entidad se encargara de coordinar, gestionar y regular la práctica de utilización de órganos de cadáveres en muerte cerebral, en el país se realizarían muchos más trasplantes y morirían menos personas a causa de insuficiencia renal crónica”, indicó.

Añadió que una de las limitaciones que impiden que se realicen estos trasplantes, es también el hecho de que la compatibilidad entre el donante vivo  y el paciente no se da en muchos casos, pero si se regula la utilización de órganos extraídos de cadáveres sería mucho más fácil encontrar compatibilidad entre ambos.

Por su parte, Hilda Lafontaine, nefróloga que pertenece al consejo directivo de la entidad, atribuyó estas limitaciones a la falta de intención política y a que  no se han destinado los fondos suficientes para paliar esta problemática.

 “Se calcula que existen más de 800 pacientes con problemas renales, algo que resulta un problema que se origina por la escasez de mecanismos que permitan atender las necesidades de estos pacientes en el país”, subrayó.

Otro dato alarmante que ofrece la especialista es que se calcula que en la República Dominicana hay entre 1.500 a 2000 pacientes que cada año llegan a padecer insuficiencia renal, y de esos no hay ni 1000 dialisándose en los centros de salud.

Esto lo atribuye a la falta de maquinarias para diálisis que se encuentran en los principales hospitales del país, que son mucho menos que la cantidad de pacientes que requieren de este procedimiento.

“Se estima  que una gran cantidad de pacientes va a fallecer sin ser dializados, por las carencias de maquinas y de recursos para cubrir sus necesidades de salud”, afirmó.

De su lado, La Fundación Baquero, buscando contrarrestar estas carencias,   ha implementado un programa de concienciación a la población y ha realizado operativos médicos, así como apoya económicamente a los pacientes de escasos recursos, cubriendo gran parte del costo de su operación, dependiendo de su condición económica.