Entrega de tierras rompe con tendencia a extensión

http://hoy.com.do/image/article/337/460x390/0/0FA265CC-D5D8-49AA-9403-6DF3ECF6F019.jpeg

LA HABANA,  AFP-  La entrega de tierras estatales ociosas en usufructo a manos privadas, granjas, cooperativas y empresas  decretada este viernes en Cuba, rompe con la tendencia a la gran extensión, pues admite la proliferación del minifundio, siempre que sea productivo.

 Tras las dos leyes de Reforma Agraria, 1959 y 1963, se eliminó el latifundio privado en Cuba, se le entregaron parcelas a unos 100.000 campesinos privados y se fijó el limite de propiedad en 67 hectáreas (Ha) o cinco caballerías, unidad muy usada en Cuba.

 A partir de entonces, las autoridades impulsaron la gran extensión (estatal o cooperativa), bajo el criterio de que facilitaría la aplicación de medios técnicos como uso de regadíos y fumigación aérea.

 En esa cuerda, en 1976 el gobierno de Fidel Castro impulsó la creación de cooperativas de producción agropecuaria (CPA, propiedad común), a partir de la unión de tierras e instrumentos de trabajo de los privados.

 Para contrarrestar la crisis económica de los años 90, y aumentar la producción, el Gobierno convirtió numerosas empresas estatales en Unidas Básicas de Producción Cooperativas (UBPC), tierra estatal entregada en usufructo a los antiguos empleados, constituidos en cooperativistas.

 Pero las UBPC no dieron el resultado esperado, entre otras causas, por falta de autonomía y efectividad en su gestión.

 Al cierre de 2007, según cifras estatales, de las 10,9 millones de Ha existentes en Cuba, 6,08 millones de Ha están en empresas estatales, cuyas tierras ociosas serían entregadas en usufructo, a quien las haga producir, según el decreto.