Entregan regalos a niños de la comunidad Juan Guzmán

Entregan regalos a niños de la comunidad Juan Guzmán

smart

Una gran cantidad de niños de la comunidad de Juan Guzmán en Manoguayabo, Santo Domingo Oeste recibieron hoy cientos de regalos con motivo del día de Reyes de la mano de las organizaciones Samaritan’s Purse y Juventud con una Misión (JUCUM).

Los niños en edades entre 3 a 14 años recibieron con mucho agrado los obsequios en una modesta ceremonia realizada en la calle principal de la empobrecida comunidad, a las que los servicios básicos como el asfaltado de calles, energía eléctrica y agua potable son aún de las peticiones que ni las autoridades gubernamentales, ni Melchor, Gaspar y Baltasar han podido concederles.

La directora de JUCUM en Santo Domingo, Omayra Álvarez, quien encabezó la entrega a los infantes aprovechó para decirle a los comunitarios que, aunque las autoridades se han olvidado de ellos y solo les hacen promesas en tiempos de campaña, Dios los ama y no se ha olvidado de ellos.

“Obedeciendo al llamado de Dios vinimos a compartir con ustedes estos obsequios y a recordarles que el mejor regalo que pueden tener es a Dios en su corazón”, dijo Álvarez en sus breves palabras quien junto a su equipo desde una patana animó el ambiente en las polvorientas calles de la olvidada zona enclavada detrás de las instalaciones de Operaciones Especiales a pocos metros del Río Manoguayabo.

La alegría de niñas y niños era evidente en sus rostros quienes al abrir los regalos encontraban material educativo, juegos didácticos, dulces, alguna prenda de vestir, artículos para la higiene personal, entre otros.

“No queríamos dejar pasar el día de reyes sin poder hacer esto por estos niños, que de por sí han sido muy afectadas sus familias con la crisis económica producida por la pandemia”, expresó Yadiris Díaz mientras repartía junto a integrantes de la comunidad y voluntarios las cajitas que estaban dividas en categorías para niñas y niñas en edades comprendidas de 1 a 3 años, 4 a 8 años y 9 a 14 años.

La comunidad olvidada. Los moradores valoraron el esfuerzo de las instituciones de llevar alegría a los cientos de niños del sector, pero lamentaron que sus reclamos ante las autoridades por una mejor calidad de vida no han sido escuchados. “Una vez hicimos un esfuerzo para que se nos construyera una escuela, logramos que se colocaran las varillas en la campaña, pero nunca más volvieron”, dijo una de las residentes en el sector Juan

Publicaciones Relacionadas