Entr/e/metido, entr/o/metido

Decimos o escribimos entr/e/meter–entr/o/meter. Más decimos entr/o/meter que entr/e/meter. Equivale a reconocer el vocablo como un empleo de la lengua oral más que de la escritura.
El DRAE (Academia de la Lengua, coloca entr/e/meter verbo transitivo, proveniente del latín), y a seguidas ofrece su primera acepción: ‘meter algo entre otras cosas. Como verbo pronominal, el DRAE consigna que, dicho de una persona equivale a meterse donde no le llaman. ‘Inmiscuirse en lo que no le toca’.
Además tienen formas en distintos usos gramaticales: Entremetido(a) (adjetivo); Entremetimiento (sustantivo); Entremezcladura (sustantivo): Acción y efecto de entremezclar; Entremezclar una cosa con otras varias.
Más adelante, el Diccionario de la Academia de la Lengua recoge varias formas de empleo de la familia de palabras de /entr/e/meter/: entr/o/meter, entr/o/metido, entr/o/metimiento, todos con /o/ al final de la segunda sílaba, en lugar de entr/e/…, y no necesariamente da significados de tales usos con /o/, sino que remite al significado con el prefijo /entre/… diferente del empleo /entro…), lo que parece que la escritura explicada en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua es la que recomienda que debemos emplear.
El ¨Diccionario del español actual¨, coloca en el siguiente orden: entr/o/meterse, entr/o/metimiento; volumen I p. 1872. Pero antes, con razón, había ofrecido: /entr/e/meter/, /entr/e/metido(a)/, /entr/e/mezclar/.
Se trata de la obra de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, ídem volumen I, p. 1868–1869, edición Aguilar, Lexicografía, grupo Santillana de Ediciones, S.A. Primera reimpresión 1999.
Por su parte, María Moliner da cabida a las siguientes formas: Entr/e/meter; Entr/e/meterse; Entr/e/metido(a); Entr/e/metimiento; Entr/e/mezclado; Entr/e/mezclar.
Ver el ¨Diccionario de uso del español¨, p. 1148, volumen A – G, Editorial Gredos, Madrid, edición del 1975.
La profesora Moliner incluye, más adelante: Entr/o/meter, pero envía a entr/e/meter; Entr/o/meterse; envía a entr/e/meterse; Entr/o/metido(a); Entr/o/metimiento, y explica que son dos derivaciones de significado deducible del de ¨Entr/o/meterse¨.
La ¨Enciclopedia del idioma¨, Martín Alonso, da apertura a la familia de estas palabras con el adjetivo Entr/e/metedor(a), de Entr/e/meter; señala que es derivación aposentada en el siglo XVIII. Pero que antes habían ingresado: /Entr/e/meter, siglo XIV; Entr/e/metido(a) siglo XVI; Entr/e/metimiento, siglo XV; Entr/e/mezcladura, siglo XVI; Entr/e/mezclar, siglo XV.
También incluye el uso con la vocal /o/ intercalada entre los dos componentes que la integran: Entr/o/meter, siglo XIII; Entr/o/metido(a), siglo XVII; Entr/o/metimiento, siglo XVIII.
Aunque nuestra percepción nos inclina a pensar que el mayor empleo de este grupo de familia de palabras en el habla del español dominicano favorece la vocal /o/: /entro/ por encima de la vocalización /e/, vale decir, Entr/o/meterse: versus Entr/e/meterse, desprenden dos posiciones articulatorias:
a) La normativa, en la cual prevalece la posición etimológica en /e/: Entremeter/Entremetido, que propician la Academia de la Lengua y María Moliner;
b) La posición abierta–popular, por la que se inclinan Martín Alonso ¨Enciclopedia del idioma¨ y Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, Diccionario del español actual:
– Preferencia en /e/, posición normativa, académica: y
– Similitud–popular: igualación: /e/, /o/.