Envían  Lockward y Almeyda a conciliación

POR LLENNIS JIMINEZ GARCÖA
El pleno de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) resolvió ayer enviar a fase de conciliación al secretario de Interior y Policía, Franklin Almeyda Rancier, y al dirigente reformista y secretario de Estado sin cartera, Angel Lockward, y dio un plazo de tres meses para que se pongan de acuerdo en el conflicto que motivó la demanda de Lockward.

El máximo tribunal deliberó la decisión en la primera audiencia conocida este miércoles, en presencia de ambos funcionarios y designó al magistrado de la Segunda Cámara Penal, Edgar Hernández Mejía como el juez conciliador.

El juez Hernández Mejía agotará la fase preeliminar del proceso y en el tiempo acordado deberá remitir los resultados a la SCJ, ya que de no haber resultados entre las partes, el tribunal conocerá el fondo del expediente.

Lockward, ex secretario de Industria y Comercio en el pasado gobierno,  y ex ordenador de Lomé IV, interpuso recientemente una demanda por RD$50 millones contra  Almeyda Rancier, acusándolo de difamación e injuria, y de alegadamente negarse a renovarle el permiso para de su arma de fuego, indicando que tenía fichas en la justicia.

En la querella contra el secretario de Interior y Policía, Lockward solicita una condena de dos años de prisión, por entender que el funcionario violó sus derechos, según lo establecido en los artículos 336, 367 y 371, del Código Penal, así como lo señalado en los artículos 1, 29 y, 35 de la Ley 6132 de Expresión y Difusión del Pensamiento.

Empero, Almeyda Rancier, abogado y ex rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), propuso la conciliación del caso que tiene el máximo tribunal del país. Lockward aceptó la idea de llegar a un acuerdo en cuanto llegó a la SCJ.

En la audiencia presidida por el presidente de la SCJ, Jorge Subero Isa, el pleno de los jueces acogió las conclusiones presentadas por los abogados de las partes en cuanto a someterse a la conciliación, mecanismo resolución de conflicto establecido en el artículo 361 del Código Procesal Penal.

Al término de la audiencia hubo un ambiente de calma en el salón del séptimo piso del edificio. Lockward no tuvo reparo a lo dispuesto por el pleno, al igual que el secretario de Interior y Policía.

En tanto, Almeyda Rancier no quiso entrar en detalles acerca del fallo de la Suprema, organismo del que pidió que se deje hacer su papel.

El secretario de Interior y Policía estuvo hermético. Tampoco quiso referirse a otros aspectos relativos a su función como el tema de la seguridad democrática.