Enviarán satélites al espacio para estudiar campo magnético tierra

PARÍS. AFP. Tres satélites de la misión europea Swarm serán lanzados la semana próxima al espacio para estudiar el campo magnético terrestre, un fenómeno complejo y fluctuante que sigue conociéndose mal 2,000 años después de la invención de la brújula en China, incluyendo una anomalía magnética sobre Brasil.

Mientras que el campo de la gravedad es observable, “el campo magnético terrestre no se puede ver.

Sin embargo está por todas partes y nos protege por ejemplo de los vientos solares y sus partículas”, explica Mioara Mandea, experta del CNES, la agencia espacial francesa asociada al proyecto.

La fuente principal del campo magnético de la Tierra está situada a unos 3,000 km bajo nuestros pies, en el núcleo de hierro y níquel que funciona como un dínamo gigante gracias a las corrientes que lo atraviesan. “Se trata de un fenómeno muy complejo, que varía en el espacio y el tiempo”, resume Mandea.