Envío de tarjetas vía mensajería, una tradición que perdura pese a la web

Aunque la Web ha distanciado y enfriado un poco ese contacto directo de entregas personalizadas que anteriormente tenía la correspondencia de tarjetas y postales navideñas, dando lugar a envíos de éstas a través de la Internet, en Navidad aún se sigue la tradición de enviarlas vía mensajería.

Esta costumbre es acogida incluso por grandes empresas bancarias y firmas relacionadas con los niños, como es el caso de Unicef, que la usa para la recaudación de fondos con que apoyar o desarrollar programas que tienen que ver con la infancia.

El espíritu cristiano que para esta época de Navidad surge en los corazones de las personas, es manifestado a través del envío de postales navideñas.

Por eso, generalmente son múltiples los envíos de tarjetas con felicitaciones de Navidad y año nuevo, las cuales traen ilustraciones del árbol, nacimientos, imágenes de José y María, de los reyes magos, ángeles y pastores, guirnaldas y otros  propios de la época.

Estas postales son utilizadas la mayoría de las  veces para decorar el árbol de Navidad, colocarlas debajo de éste,  en áreas determinadas en el hogar y las oficinas, o guardarlas como recuerdo, es decir, que las tarjetas de Navidad aún mantienen la esencia con que fueron pensadas en sus inicios.

La costumbre de enviar tarjetas de Navidad. Comenzó en Inglaterra en  1840, con el inicio del “Penny Post”,   primer sistema de servicios postales.

Según datos encontrados en la Web,  el británico Henry Cole, quien tenía la costumbre de  dejar todo para último momento, fue su iniciador. Resulta que él, con la intención de corregir el atraso en su correspondencia a sus amistades, emplea  en 1843,  la modalidad de enviar tarjetas con saludos navideños.

Esa brillante idea dio origen al mercadeo masivo de tarjetas de Navidad, especialmente después de 1860, cuando se desarrollaron mejores técnicas y métodos de impresión.

La popularidad de enviar tarjetas navideñas creció vertiginosamente en Inglaterra, debido a que se permitía  hacerlo sin usar sobres sellados, y a la mitad del costo de una correspondencia común.

En Estados Unidos

Louis Prang, un residente de Boston, fue quien imprimió y vendió las primeras tarjetas de Navidad en Estados Unidos en 1865.

En la actualidad

Las imágenes y mensajes que se imprimen  en las tarjetas se han mantenido relativamente constantes a través de los años.

Generalmente ilustran escenas de la temporada o de la historia de ésta, acompañadas de los mejores deseos de una feliz Navidad y augurios de  un próspero año.

Lo cierto es que recibir una postal de Navidad, esté lejos o cerca de la persona  que se la envía, brinda una sensación muy agradable y entrañable.

Zoom

Las tarjetas de Navidad

Tradición

La costumbre de enviar mensajes navideños mediante tarjetas navideñas tuvo gran acogida  en las escuelas inglesas, donde se pedía a los estudiantes que escribieran algo que tuviera que ver con la temporada navideña antes de salir de vacaciones de invierno y lo enviaran por correo a sus casas, con la finalidad de que sus padres recibieran un mensaje de Navidad. En 1860 Thomas Nast crea en las tarjetas de Navidad la imagen de Santa Claus, y  organiza las primeras ventas masivas de tarjetas de Navidad,  en las que aparecía impresa la frase “Feliz Navidad”. Este tipo de mensajes aún  continúa en el mercado.