Epopeya de valor MPD

Ubi Rivas.

La historia no escrita del Movimiento Popular Dominicano (MPD), describirá la epopeya de valor del segundo gran partido político dominicano fundado en el exilio anti trujillista el 20-02-1956 en La Habana, precedido por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), fundado en la villa El Cano, suburbio habanero, en 1939.
Diferente al PRD que se decantó por la democracia auspiciado por los adalides epocales liberales Luis Muñoz Marín, José Figueres Ferrer, Juan José Arévalo y Rómulo Betancourt, el MPD optó por el marxismo-leninismo estaliniano, su fundamental error, porque sin ningún tipo organizativo en RD, cruzaba el minado terreno inicial de la Guerra Fría, surgida luego de la segunda gran conflagración mundial 1939-1945.
Cónsono con su elevado espíritu de lucha, con el recurso encomiable de un caudaloso reservoir de testosterona, el país de 1961, antes del magnicidio del 30 de mayo de ese año, emitió una interrogante, cuando el MPD ingresó al país con el consentimiento del generalísimo Rafael Leónidas Trujillo, que intuimos una trampa idéntica que atrapó a la generación contestataria de 1946.
El MPD inició el vado de ese grimoso Rubicón trujillista, prosiguiendo su periplo de luchas post ajusticiamiento del tirano; asumió su cuota de sacrificio en la guerra de abril 1965 y la vendetta del imperio luego de esa contienda fratricida; incurrió en la osadía inútil de secuestrar al coronel USA Army Donald Crowley, jefe del MAAG en RD, que le costó la vida, vía la CIA, de sus cuadros principales.
El Rubicón estaba cruzado a medias, y completó con enfrentar al presidente Joaquín Balaguer, que era el representante del imperio, que lo trajo del exilio de Nueva York para que recompusiera el orden pret a porter a sus intereses.
¡Loor a todos sus mártires y su caudaloso reservoir de testosteronas!