Equipos tendrán pocas opciones en el mercado de agencia libre

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/07340727-EAC4-4107-8137-EEA509F3345C.jpeg

Especial para ESPN.com  ¿Hay un Chris Carpenter o algo más decente en el mercado de agencia libre este año?

No, no están las máximas estrellas del 2006, sino los hombres que fueron arrojados al mercado como descartes por sus equipos originales tras sufrir lesiones que bajaron su valor.

No puedes ser gerente general si no estás dispuesto a asumir riesgos. La clave es tomar los riesgos adecuados, o como dice un tradicional cazatalentos, “tener suerte” con los jugadores que adquieres.

Pocos equipos han tenido tanta suerte como los Cardenales de San Luís con Carpenter. Prevalecieron sobre los Vigilantes de Texas, los Orioles de Baltimore y otro puñado de equipos cuando los Azulejos de Toronto le ofrecieron tan sólo un contrato de ligas menores al final de la campaña 2002, mientras se recuperaba de una cirugía de hombro.

Los Cardenales tuvieron que ser pacientes, invirtiendo en él durante el 2003, cuando necesitó una segunda cirugía. Pero desde entonces, han visto a Carpenter ganar un Cy Young y terminar tercero en otra ocasión mientras reinaban sobre la División Central de la Liga Nacional.

Oakland recibió una recompensa más inmediata al fichar a Thomas con un contrato por un año y un sueldo mínimo la temporada muerta pasada. El jugador había sufrido fracturas recurrentes por estrés en el tobillo izquierdo dejándolo fuera de la marcha de 11-1 de los Medias Blancas de Chicago por los playoffs. Los Atléticos no hubieran llegado a la Serie de Campeonato de la Liga Americana sin los 39 jonrones y 114 carreras remolcadas de Thomas.

Aunque el monto fue bajo, contar con Thomas fue un gran riesgo para el gerente general de Oakland, Billy Beane. Y el beneficio fue tan grande como el riesgo.

A continuación presentamos los riesgos que plantean algunos jugadores averiados de perfil alto que forman parte de la oferta de este año:

 

¡TRÁIGANLOS!
Nomar Garciaparra, jugador del cuadro

Tres de sus últimas seis temporadas han estado inundadas de una variedad de lesiones, pero de alguna manera consiguió mantener el promedio de bateo de su carrera en .318. Jugó 122 partidos la temporada pasada cuando los Dodgers lo cambiaron a primera base, marcando su mayor cantidad de partidos jugados desde que participó en 156 para Boston en el 2003. Esposo de la estrella de fútbol Mia Hamm, Garciaparra es un fanático del estado físico, y ahora, al comienzo de la tercera década de su vida, debería estar en mejores condiciones ya que sale del medio del cuadro. Los Ángeles han redoblado sus esfuerzos por retenerlo desde que J.D. Drew decidió no ejercer la opción por el último año de su contrato. Garciaparra parece encajar mejor en la Liga Americana, en la que puede dividir su tiempo entre el jardín y las tareas del bateador designado.

 

Randy Wolf, lanzador zurdo

Habiendo marcado más de 11 triunfos apenas una vez en ocho temporadas, Wolf no se destaca en la lista de pitchers disponibles. Pero tiene más de lo que los Filis de Philadelphia obtuvieron de él durante las últimas campañas, sobre todo ahora que sus problemas de codo fueron corregidos mediante una cirugía a mediados del 2005. Tuvo 19 aperturas hace un año, incluyendo siete como tareas asignadas durante su recuperación, y pareciera haberse recuperado perfectamente. Podría ser una buena alternativa para algún equipo de la Liga Nacional, y los Filis seguramente lo lamentarán si los dejan.

 

Luís González, jardinero

Con un rol limitado, González podría ser de utilidad. Cumple 40 años en septiembre pero se ha mantenido en buenas condiciones físicas, luchando contra algunos problemas recientes de codo para jugar al menos 105 partidos en 16 temporadas consecutivas. Ha tenido más bases por bolas que ponches en cinco de los últimos seis años, y conectado al menos 15 cuadrangulares en nueve años al hilo (incluyendo el extrañísimo 2001 cuando marcó 57 y ayudó a Arizona a ganar la Serie Mundial). Podría haber llegado la hora destacarse en primera base o pasar a la Liga Americana, pero es una buena opción para ayudar a alguien.

 

CRUCEN LOS DEDOS
DrewJ.D. Drew, jardinero

Cuando Drew decidió no ejercer su opción en Los Ángeles, se convirtió en uno de los bateadores más dinámicos del mercado. Pero estamos hablando de un hombre que nunca jugó más de 146 partidos por temporada, y sólo jugó más de 135 dos veces en los ocho años de su carrera. Es un sólido jardinero derecho y podría jugar en cualquier posición de los jardines, especialmente en un parque pequeño como el Wrigley Field. Su bate zurdo balancearía a los Cachorros, pero debe haber una razón por la que se encontrará en su cuarto equipo en cinco años.

 

Mark Mulder, lanzador zurdo

Las lesiones de hombro siempre son tramposas, y muchos equipos están asustados con el bajo desempeño que Mulder desplegó antes de operarse la temporada pasada (6-7, 7.14 de efectividad). Pero no pasen por alto su registro de 88-40 desde el 2001 hasta el 2005, que incluye una campaña de 16-8 luego de haber sido cambiado de Oakland a San Luís. Según algunos cazatalentos, la gran cosa que Mulder tiene a su favor es que es muy atlético para ser lanzador. También es muy fuerte mentalmente. Tal vez nunca más vuelva a lanzar partidos completos consecutivos, como lo hizo para los Atléticos al comienzo de su carrera, pero cualquier equipo que tenga la valentía de contratarlo por temporadas múltiples (o por un año y una opción) podría ser muy bien recompensado una vez que se encarrile.


EatonAdam Eaton, lanzador derecho

Siempre fue una de las bromas más pesadas del béisbol. Nunca volvió a estar bien en el 2006 tras lesionarse con una bola baja en la pretemporada. Los informes de su salud son buenos, aunque los equipos ya no lo consideren como abridor número dos o tres. Tal vez tenga que regresar a la Liga Nacional, pero tiene un brazo inusualmente fresco para ser agente libre.


Kip Wells, lanzador derecho

Al igual que Eaton, Wells fue la gran decepción del gerente general novato de los Vigilantes, Jon Daniels. Abrió apenas dos veces tras ser adquirido de Pittsburgh mediante un acuerdo en la fecha límite. Tenía algo de dolor en el hombro, pero su mayor problema estaba en el pie, en el que necesitó practicarse una cirugía. Le han pasado un buen informe de salud y estará dedicado a volver a ser un abridor confiable, como lo fue en Pittsburgh desde el 2002 hasta el ‘04.

 

ESTÁS BUSCANDO PROBLEMAS
Kerry Wood, lanzador derecho

Jim Hendry dice que Wood ignoró mucho interés de otros equipos para firmar una extensión con los Cachorros, pero nadie iba a contar con un hombre con su historial de lesiones en el brazo. Es un riesgo de menor escala en el bullpen que en la rotación, pero no esperes que el nuevo rol resulte milagroso. Todavía está con el mismo entrenador de pitcheo (Larry Rothschild) y el cuerpo médico que no han conseguido colocarlo en la lomita desde el 2003, cuando Dusty Baker les pasó a él y a Mark Prior por encima.

 

Cliff Floyd, jardinero

Floyd resultó ser una decepción ya que siempre tuvo problemas de salud. Engañó a los Mets de Nueva York con una producción de 150 partidos en el 2005, pero la campaña pasada volvió a bajar a 97. Se lo considera como un potente bateador jardinero, pero sólo una vez en cuatro años consiguió conectar 20 jonrones.

 

Moisés Alou, jardinero

El hijo de Felipe cumplió 40 en julio, lo que no es poco. Todavía puede batear, pero el declive será rápido para un hombre que es pelotero, no espécimen. Su total de turnos al bate ha disminuido en los últimos dos años, y marcó 100 carreras remolcadas sólo una vez en las últimas cinco temporadas. Podría beneficiarse pasando a la Liga Americana o como jugador de la banca en la Liga Nacional.

 

DESPERDICIARÁS UN UNIFORME
Barry Bonds, jardinero

Increíblemente, lideró la Liga Nacional en bases por bolas jugando apenas 130 partidos la temporada pasada. Pero sus lesiones y cuestionable disponibilidad diaria reducen su búsqueda de alcanzar el record de Hank Aaron a un show de mal gusto. Se esforzó por encajar como compañero el año pasado en San Francisco, pero nunca será uno de los muchachos. Sume sus problemas legales y una potencial suspensión por el uso de esteroides, y tienes al bateador que nadie quiere.

 

Eric Gagne, cerrador

¿Lo recuerdan? Algunos podrían considerarlo el mejor relevista desde el 2002 hasta el 2004, pero ahora es una ruina. Se practicó la cirugía Tommy John hace dos años pero sigue teniendo problemas en el codo, por lo que se sometió a otras dos operaciones para extraer un nervio, y luego agregó una cirugía de espalda a su lista de procedimientos del verano. Los Dodgers de Los Ángeles se desentendieron de él, y está intentando regresar como preparador. Los Vigilantes están entre los equipos que tienen algo de interés en él, pero es difícil que pueda sostener otras 50 apariciones.