Érika devuelve el agua a barrios del DN

p9

Niños llenan con emoción cubetas y galones de una cisterna común en la calle Alonzo de Espinosa, del sector capitalino Villa Juana; llevan agua a sus casas para que sus madres laven la ropa. Hace casi una semana que no recibían el preciado líquido.

En una calle aledaña, una bomba de agua imprime presión al líquido, para que suba a unos apartamentos ubicados en un segundo y tercer nivel.

En contraste, las señoras creyentes de los sectores La Yagüita, Los Jardines, El Galá y Arroyo Hondo imploran a Dios para que el agua que captó la Presa de Valdesia permita que en sus hogares las tuberías se llenen del vital líquido, ya que hace dos semanas no tienen y ayer llegó poco.

“Si Valdesia se llena, hay agua en este país”, manifiesta José Liriano, quien, sentado en una silla plástica, al lado de un radio a todo volumen, asegura que “aquí no ha llovido na’”.

Sin embargo, el director de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd), Alejandro Montás, afirmó que las lluvias dejadas por la tormenta tropical Érika aumentaron los niveles de las presas, lo que impactará en el suministro.