Errores habituales a la hora de maquillarse

Errores habituales a la hora de maquillarse

Errores habituales a la hora de maquillarse.

A la hora de maquillarse se pueden cometer algunas errores, que pueden ser por la prisa, la inexperiencia o simplemente porque así nos enseñaron que se debía hacer.

A continuación estos son los errores más comunes, según el portal Belleza Activa:

Te maquillas directamente sobre la piel, sin hidratarla


Después de limpiar y tonificar, tienes que hidratar tu piel. Si no lo haces, lo más probable es que el maquillaje aguante menos y no quede tan jugoso y natural.

Le podría interesar leer: Recomendaciones para usar bien todos los tipos de desmaquillantes

El tono de la base del maquillaje no es el tuyo


Al comprar la base te la pruebas en la mano, y luego vienen las lamentaciones. Basta con que pruebes la base que te ha gustado extendiendo una pequeña cantidad en la mandíbula. Si se funde con tu color natural, has acertado.

Confundes ‘iluminar’


Para dar ese punto de luz a tu rostro y crear volúmenes que te favorezcan, solo tienes que bajar uno o dos tonos al de la base. Si bajas más tonos, el efecto será muy poco natural y parecerá que acabas de llegar de una estación de esquí.

Compras la máscara de pestañas sin tener en cuenta cómo es el cepillo


Te interesa que sea de un color o duración determinados y no te fijas en la forma del cepillo, que es lo que realmente determina el resultado y la expresión de tu mirada.

 Te empeñas en tocar la zambomba con el cepillo de tu máscara de pestañas


Ya sea para curvar, alargar hacer que parezcan más tupidas, se trata de mantener la máscara de pestañas en condiciones óptimas.

Evita eso de meter y sacar el cepillo para atrapar el producto-. Con ello sólo conseguirás que entre aire en la fórmula y se te estropeará.

Rizas las pestañas después de aplicarte la máscara


El momento adecuado para rizarlas es cuando están limpias, antes de poner el producto, puesto que así evitarás posibles roturas y pérdidas de firmeza.

Te maquillas los labios con la técnica del ‘froting’


Te los pintas de cualquier manera y después los frotas uno contra el otro en la idea de rellenar los huecos y definir la cobertura. ¡Error! A menos que estés buscando un efecto de boca mordida, es preferible maquillar cada labio adecuadamente y después retirar el exceso de labial.

No le das a cada brocha su cometido… y, para rematar, no las lavas


Cada una tiene su cometido por su forma, pero también influye el tipo de pelo. El pelo sintético ha eclipsado al pelo natural y, gracias a sus diferentes grosores y encerados, son perfectos tanto para aplicar los maquillajes grasos, como las bases o las fórmulas en crema, como los bronceadores, el colorete o los polvos sueltos de acabado. 

En cuanto a la frecuencia de lavado, “debería ser, al menos, de una vez a la semana. Se lavan con agua fría y jabón neutro y se dejan secar en horizontal.

En el caso de las brochas de maquillajes grasos, cualquier limpiador anti-grasa será perfecto. Así evitarás pasarte por la cara una tonelada de bacterias en cada uso.

Publicaciones Relacionadas