Errores hacen inaplicable Ley de Areas Protegidas

POR MANASES SEPULVEDA
La Academia de Ciencias de la República declaró que los errores contenidos en la Ley Sectorial de Areas Protegidas la hacen inaplicable, por lo que próximamente será elevado un recurso de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia.

Dijo, asimismo, que un grupo de abogados trabaja en la elaboración del recurso de inconstitucionalidad de la Ley Sectorial de Areas Protegidas, para ser depositado en la Suprema Corte de Justicia en los próximos días.

Luis Carvajal, quien sirvió como vocero de esa entidad, advirtió, además, que la nueva legislación atenta contra las fuentes acuíferas de varias comunidades.

Explicó que con la eliminación del “Parque Nacional Juan Ulises García Bonnelly”, como está contemplado en la pieza legislativa, se impactará de manera negativa las fuentes de nacimiento de los ríos Macacías, Vallejuelo, Los Baos y varios manantiales que alimentan los acueductos de varias comunidades e irrigan los suelos agrícolas del valle de San Juan, aparte de que se quita la protección a los ríos Comate y Comatillo, fuentes estratégicas de agua para la capital.

Significo también que con la desprotección de los ríos Jacagua y Quinigua, podrían desaparecer las únicas fuentes de varias comunidades situadas desde Gurabo hasta Villa González, en Santiago.

“El Poder Ejecutivo y el Congreso Nacional preparan el escenario para la catástrofe hidrológica. Cuando la falta de agua castigue a estos poblados, todos los dominicanos deberemos recordar los nombres de quienes votaron en el Congreso Nacional (a favor de la Ley Sectorial de Areas Protegidas) y de sus padrinos y jamás culpar a la naturaleza o a la divinidad por el daño causado por quienes irresponsablemente aprobaron esta barbaridad, posiblemente sin leerla”, sostuvo.

Carvajal citó entre los errores técnicos más graves cometidos en la elaboración de esa Ley, la inclusión de comunidades, como Catalina, Eslabón, Boca de Yásica en el monumento natural Laguna Cabarete y de Cabeza de Toro, Barrero, así como decenas de asentamientos humanos en las denominadas reservas forestales y bosques modelos.

Consideró inexplicable que el Congreso haya creado áreas protegidas sin límites, como sucede con el “Parque Nacional José del Carmen Ramírez”, el refugio de vida silvestre de Chacuey y el monumento natural de Los Tres Ojos.

Mencionó, además, entre los absurdos contenidos en la citada Ley, la proyección del Pico Diego de Ocampo hasta Puerto Plata y la distorsión de la “Reserva Miguel Canela Lázaro”, cuyo perímetro se aleja decenas de kilómetros de los límites que pretendían aplicar los congresistas.

“Resulta ridículo leer un documento emanado de nuestras solemnes cámaras legislativas, carente de seriedad técnica y que ordena el territorio con errores que no se permiten a niños de primaria”, resaltó.

Expresó que los congresistas cometieron esos errores infantiles, por no buscar la asesoría de técnicos calificados de la Academia de Ciencia de la República, la Universidad Autónoma de Santo Domingo y de otras de organizaciones.

Aprovechó la ocasión para invitar a la población a participar en el encuentro jurídico-técnico-educativo sobre la Ley de Areas Protegidas, hoy, a las 6:00 de la tarde, en la sede de la Academia, ubicada en la calle Las Damas, Zona Colonial.