Ervin Santana busca mantener bola bajita para evitar jonrones

Ervin Santana

SURPRISE

En un rincón del camerino de los Reales de Kansas City está Ervin Santana, sentado, solo, absorto.

El lanzador dominicano acaba de llegar a la organización real, tras un cambio que ésta realizó con los Angelinos de Los Ángeles, y aún trata de ajustarse al nuevo ambiente que lo envuelve, que está lleno de juventud y en el que los chistes y las risas están por doquier, debido a esa misma irreverencia juvenil.

Él, sin embargo, procura estar concentrado en su trabajo, en su misión, en su objetivo; en ser ese lanzador que en cinco de sus ocho temporadas en Grandes Ligas ha obtenido diez o más victorias; en ser ese pitcher que ayude a los Reales a competir en la difícil División Central de la Liga Americana. En ser ese abridor que no fue en el 2012.

“Se está mejorando cada vez que salgo (a lanzar). En los últimos juegos que he pitcheado he venido viendo mejores resultados, porque la localización ha estado trabajando muy bien, gracias a Dios”, dijo Santana, tras regresar de ese mundo lejano en el que estaba su mente durante esta mañana, en el Surprise Stadium, complejo primaveral de los Reales, en Arizona.

El derecho ha tenido intensas jornadas de trabajo en el bullpen, entre aperturas, para retomar ese ritmo que lo hizo efectivo en el pasado.

Hasta el momento algunos de los ajustes que ha realizado durante este spring training han dado resultados, aun cuando en su última presentación fue castigado por los Vigilantes de Texas, que le hicieron seis carreras, con diez hits y una base por bolas, en cuatro entradas, en las que solo ponchó a dos.

“Me he sentido bien en como tengo mis pitcheos, creo que son los suficientes, no necesito más”, aseguró.