¿Es mejor el vino tinto que el blanco?

http://hoy.com.do/image/article/340/460x390/0/6DFAFA30-504E-4868-A883-2853D94D9B7F.jpeg

Efe. Reportajes. El vino se define como el resultado líquido de la fermentación alcohólica del mosto y de la uva. Aunque la variedad de vinos es casi infinita, muchos consumidores muestran sus dudas a la hora de inclinarse por un tinto o un blanco. Sin embargo, limitar la elección a estos dos colores no resulta acertado, porque cada vino se corresponde con una forma de entender la vida, con una degustación acorde con un determinado momento del día, o como un complemento a los manjares de la mesa.

La principal característica del vino blanco reside en que se procede a su fermentación sin los hollejos ni las semillas de las uvas. Este tipo de caldo se obtiene a partir del mosto que proporcionan las uvas blancas exprimidas, o también tintas con pulpa no coloreada. Si el mosto tiene un alto contenido en azúcares, el resultado será un vino dulce. Si por el contrario no contiene elevados índices de azúcares, el vino será seco y, finalmente, si el producto resultante contiene cierta cantidad de azúcar residual y no ha fermentado en su totalidad, será un vino abocado. El vino tinto es el resultado de la fermentación de uvas negras con hollejos y semillas. Dependiendo de su graduación alcohólica, el tinto será fuerte, aterciopelado, suave o ligero.

Champán y cava
¿Es mejor el vino tinto que el blanco? A esta pregunta, que se hacen muchos consumidores, no se puede responder con una aseveración, ya que todo es relativo. La calidad del vino nunca puede depender de su color, pues hay blancos, incluidos el champán y el cava, que responden a los mayores estándares de calidad y se venden a unos precios astronómicos.

La única verdad inalienable es que los tintos de gran calidad tienen más cuerpo que los blancos. El Vega Sicilia de 1960, procedente de la región española de Ribera del Duero, constituye tradicionalmente uno de los tintos de mayor calidad del país, pero botellas de las mejores añadas del champán Dom Perignon, o Moet-Chandon, decoran las mesas de multimillonarios de todo el mundo. Sin irse tan alto, hay blancos de las regiones españolas de Cataluña y Galicia, de regiones francesas como Borgoña o Provenza, de Suráfrica o California de una calidad difícil de superar.   

El aire de ligereza que se confiere tradicionalmente a los blancos no les impide desmerecer en calidad frente a la fama de los tintos. Cada vino se corresponde con una forma de entender la vida, con una degustación acorde con un determinado momento del día, o como un complemento a los manjares de la mesa. El maridaje entre carnes y tintos, y pescados o frutos del mar con blancos es una de las creencias más extendidas, pero los gustos no se pueden aplicar a rajatabla y la gente combina las bebidas con los alimentos de acuerdo con la circunstancia, el momento y, por supuesto, la billetera.

Aunque la variedad es casi infinita, en su libro “Todos los vinos del mundo” (Ed. Planeta, 1995), el enólogo Juan Muñoz Ramos y el periodista especializado Jesús Ávila Granados distinguen, aparte del blanco y el tinto, más de una docena de tipos de vino: de mesa, rosado, de aguja, amistelado, aromatizado, clarete, enverado, espumoso, gasificado, generoso, licoroso, petillant, etcétera.

Las claves

1.  El vino blanco
La principal característica del vino blanco reside en que se procede a su fermentación.

El aire de ligereza que se confiere tradicionalmente a los blancos no les impide desmerecer  frente a la fama de los tintos.

Es más conveniente tomar los blancos fríos y los tintos a temperatura ambiente.

Zoom

Cuestión de temperatura
Una vez que el vino, ya sea blanco o tinto, es embotellado, los depósitos o bodegas no deben superar nunca los 14 grados centígrados, las oscilaciones térmicas deben ser mínimas, las botellas han de permanecer en posición horizontal, la humedad relativa del aire no debe descender del  70%, la luz será escasa, hay que evitar los olores extraños en el recinto y, finalmente, hay que procurar que no haya ruido, pues está demostrado que los caldos son muy sensibles y se alteran cuando se generan trepidaciones en las cavas.