Es muy importante aceptarlos como son

Como padres, es normal que se sientan mal al saber que un hijo es diagnosticado con una condición especial, pero cuatro madres “especiales”, partiendo de sus experiencias, coinciden en un mismo punto: aceptarlos tal como son.

Odile Villavizar, Marisol Castillo, María Esther Valiente y Karenny Fulcar, han tenido que hacer frente a esta situación, olvidarse de las penas y forrarse de valor para sacar lo mejor de sus hijos.

“Hay que tratar de trabajar la aceptación, manejarlo con mucho amor, mucha fe en Dios para tener la fortaleza. Pedirle salud para seguir adelante. Integrarlos tanto a nivel escolar como a la sociedad, porque todos tenemos el derecho a la oportunidad. Como todo ser humano, ellos tienen fortalezas y debilidades. Se debe potencializar lo mejor de sí”, recomienda Fulcar, quien es madre de un niño con Síndrome de Down.

Y es que son como cualquier persona: algunos son buenos en matemática, otros en las artes… Lo más importante es reconocer cuales son sus mejores aptitudes y sacarles provecho.

“Quejarse no vale de nada. Si no aceptas lo que tienes, ¿como lo ayudas? Eso te ayuda mucho con el entorno, pues debes enseñarle a la gente por qué el niño es así”, indica Castillo, madre de un joven con autismo.

“La base del éxito de las personas con Síndrome de Down, es ser tratados como se merecen. Conocer sus capacidades y desarrollarlas al máximo, para que sean felices y puedan sentirse útiles”, señala María Esther, quien tiene un joven con esta condición, y llevándose de este consejo, “mi hijo ha podido hacernos felices, pero sobre todo, ha podido serlo él también”.

Un consejo que Odile da es ser paciente. “No limites a ese hijo, debes ser tolerante, soltarlo, dejarlo ser, pero sobre todo, pon todo en las manos del Señor, es quien sabe a donde lo llevará”. A ella le ha tocado por partida doble. Tiene un hijo con autismo y otro con Síndrome de Asperger.

Estas cuatro madres también coinciden en el papel que debe tener la familia completa en el desarrollo de estos seres especiales, por lo que aconsejan incluir a los demás miembros de la familia, en el proceso de aprendizaje, terapias y convivencias.

Entidades de ayuda. Motivadas por sus experiencias, las cuatro decidieron ayudar a otras madres con situaciones similares. Valiente y Fulcar son presidenta y vice de la Asociación Dominicana de Síndrome de Down (ADOSID), mientras que Odile y Marisol son presidenta y tesorera de la Fundación Manos Unidas por Autismo, respectivamente.

Se trata de entidades que forman parte de las fundaciones que apoya “Quiéreme como Soy”, las cuales brindan apoyo moral económico a través de servicios con costos accesibles. “Que nos contacten porque estamos para asistirles en lo que podamos. Hay que seguir adelante porque el mundo no se ha acabado”, dice Fulcar”.